28 de octubre de 2011

Descubriéndonos... capítulo 12

DISCLAIMER
Los personajes pertenecen a S. Meyer y la historia es de mi autoría.


“Un paso más”

-¡Levántate dormilón!- escuché decir cerca de mi oído.
Como acción refleja apreté el brazo en el que previamente había estado el cálido y hermoso cuerpo de mi Bella… Ahora no había nada.
Fruncí el ceño y aún con los ojos cerrados busqué a tientas con la mano la calidez que al parecer se me había escapado. Escuché una risa. “Risa de Bella”- me dijo mi adormilado cerebro- “Beeeeellaaa”
-Beeeeellaaa- murmuré con la boca contra la almohada.
-¡Vamos! Levántate que ya es tarde- dijo ella.
-¿Para qué?- aún no me rendía a abrir los ojos.
De pronto un brillo cegador me hizo apretar los párpados y cubrir mi cara con la colcha. Bella había abierto las putas cortinas. Maldita ¡Era domingo por el amor de Dios! ¿Qué mierda importa la hora un domingo?
Me quejé audiblemente por debajo de las mantas… Hasta que sentí como me las quitaban de golpe.
¡Diablos! ¡Eso sí que no!...
-¡La reputísima madre Bella! ¿Qué rayos pasa contigo?- grité sentándome de golpe- recordando la humedad y el frío- híper cabreado y fulminándola con la mirada. Ella se quedó sura mirándome shoqueada.
-Pe… Perdón…Yo… Lo olvidé… Yo- dijo entrecortadamente y en un sonido muy bajo.
Para mi total desconcierto, se le llenaron los ojos de lágrimas y se fue corriendo hacia el baño para encerrarse.
¿Bella? ¡Lágrimas? Mierda. Eso rara vez pasaba.
Suspiré y bufé a la vez. Me levanté y apoyé en la puerta sin siquiera saber o tener idea de qué decir. Eran tan raras las ocasiones en que Bella lloraba que me desconcertaba y casi siempre trataba un rato en encontrar las palabras justas para que dejase de hacerlo y que me diera una sonrisa... En realidad esta vez sí sabía que decir, pero… Oh, qué rayos.
-Lo lamento Bells. Lo siento de veras. No quise gritarte así... No, tacha eso, sí quise gritarte… Pero no tenía por qué hacerlo ni mucho menos tratarte a sí. Sólo… Digamos que no fue la mejor manera de despertarme, un domingo… O cualquier día en realidad. Ya sabes… La broma… Em…
Unos segundos después escuché como la puerta del baño se abría y veía como Bella quedaba ante mí apoyada del otro lado en el marco de la puerta.
Sus ojitos lucían tristes y apagados. Estaban rojos e hinchados. Mierda había llorado. La había hecho llorar.
-Lo siento Ed…
-Sshhh, soy yo quién lo siente pequeña. Y ahora dime ¿Qué… Rayos… Puedes querer hace tanto a las –miré el reloj- … ¡8:30! De un domingo?
¡MIERDA! ¿8:30? Más le vale que sea bueno, me dije.
Ella me miró con una cara compungida y luego se mordió el labio como siempre que estaba nerviosa.
-Yo…
Relajé totalmente mi expresión para que ella pudiera hablarme tranquilamente.
-Yo... Yo quería…-respiró hondo y se removió inquietamente ¡Vaya! Sí que la había puesto nerviosa- Bueno, yo quería aprovechar a estar toda la mañana contigo porque… Bueno ni bien termine el almuerzo yo debo irme y estuve pensando y me di cuenta de que en la semana no creo que nos veamos mucho, tengo varios exámenes y debo aplicar bien, ya sabes…
Suspiré. Ay, Bella…
-Ven aquí pequeña- dije tendiéndole la mano.
Ella la agarró desde su lado en el marco y yo al agarrarla la jalé hacia mí, encerrándola en un férreo abrazo.
-Lamento haberme enojado ¿Vale? De verdad, pero nena… ¿De en serio? Vamos, sabes cómo se me pegan las sábanas y como odio despertar de golpe desde aquella estúpida bromita de Emmett.
-Lo sé, lo siento, se me había olvidado en aquel momento- yo también, hasta hoy, pensé y casi casi que se me escapa decirlo-.
-No importa ahora. Pero tengo una idea. La próxima vez que quieras que me despierte de “madrugada”- ella rodó los ojos- puedes hacerlo de otra forma mucho, pero mucho más efectiva… Y agradable para ambos- ronroneé para ella.
-¿Ah sí? ¿Cómo?- preguntó divertida y haciéndose la desentendida.
-Así…
Le tomé la cara y comencé a plantarle pequeños besos por cada parte del rostro. Las mejillas, la frente, los párpados, la mandíbula, la nariz, y por último… Los labios.
Lancé un suspiro de profundo placer cuando tomé posesión de ellos. Joder, amaba besarla. Tenía los labios y la boca más putamente dulces y suaves de la historia. Me sorprendí mucho,  MUCHO, cuando noté que fue ella quien profundizó el beso, abriéndose paso en mi boca con su pequeña y juguetona lengua. Gemí. La tomé de la cintura y nos giré para que fuera ella quien quedara atrapada contra la pared. Sentí sus manos recorrer mi pecho, delineándolo, apenas rozando con la punta de los dedos. Mis manos en respuesta a ello, se movieron en forma lenta pero firme por su espalda, masajeando. Lo cual me hizo arrancarle profundos gemidos que ahogué más que feliz en mi boca. Más cerca. Todo lo que quería era sentirla más cerca.
Primero llevé mis manos a los lados, arriba y abajo una y otra vez. Luego me dirigí a sus pechos. Dios, que tiernos eran. Podía sentir su calor y suavidad aún a pesar de la ropa que llevaba encima. Ambos gemimos audiblemente ante el contacto y ella clavó sus uñas en mis hombros. Siseé.
En mi cabeza surgió un llamativo y parpadeante cartel con la palabra “PELIGRO” en grandes, enormes letras rojas. Lo ignoré y pude ver claramente a mi monstruo aplaudiendo emocionado.
Bueno al fin y al cabo ella estaba igual que yo ¿No? Ajá.
Moví a regañadientes las manos desde sus pechos a su hermoso culo y la alcé. Ella instintivamente me rodeó la cintura con las piernas acunando mi evidente erección en el dulce calor de su entrepierna.
Como ella estaba apoyada contra la pared se me hizo fácil apresar su cuerpo con mi torso y así poder quitar una de mis manos para poder volver a subirla a uno de sus pechos que gritaba y lloraba por mi tierna atención. Y yo muy obediente, se la di.
Los brazos de Bella estaban sobre mis hombros. Sus manos tironeaban mis cabellos. Su boca saqueaba la mía de manera peligrosa.
Ella se alejó unos momentos de mi rostro y sus ojos empañados de pasión me cortaron la respiración.
-E… Ed… Cama… -gimió entrecortadamente  cerrando los ojos y mordiéndose el labio cuando le pellizqué un pezón- Aaahh…
Abandoné su pecho una vez más y ahora la fijé a mí, sosteniéndola desde su trasero.
Caminé a tientas con ella enredada en mí hasta tocar la cama con mis rodillas. Me giré y me tiré de espaldas a ella sin siquiera detenerme o dignarme a cortar el beso. Ambos culebreamos hasta quedar cómodos en la cabecera, mirándonos. El rostro de Bella reflejaba un anhelo puro. Deseo. Me miró un segundo más y luego se puso de rodillas y tomó los bordes de su remera para quitársela.
¡PUTA MADRE!
Nunca volveré a ver un sostén blanco de algodón de manera común e inocente. Mierda.
Ella gateó hacia mí y volvió a besarme y volvió a besarme. Este fue un beso furioso. De lujuria pura y dura, de placer.
Ella se sentía poderosa. Lo era. Me tenía como quería. Yo no podría pensar en dos palabras juntas ahora, ni aunque se me fuera la vida en ello. Al parecer ella estaba mejor que yo.
-Ed… Sé… Que… Quieres ir… Lento… Pero yo… Más… Quiero más…- dijo de manera entrecortada alternando con besos que iban desde mi boca hasta mi cuello, y desde ahí hasta el comienzo de mi pecho. Tomó el borde de mi camiseta ahora y me miró esperando el ok. Yo sólo asentí.
Me senté, dejándola jugar pero sin que pudiera sacarla por completo y luego de unos cuantos roces me dejé caer llevándola a ella conmigo en un beso abrasador.
Las cosas se estaban dando rápido, demasiado rápido. Cierto. Pero también era cierto que ella lo quería así y que tampoco es que tuviera mucho tiempo para disfrutar en el desagradable caso de que ella no quisiera nada conmigo después, ya que tan sólo tenía corriendo ya menos de dos meses.
Con todo esto en mente, decidí ir un paso más allá.
Con mis manos, ahora firmes ante la resolución, comencé a acariciar sus lados, sus costillas, desde las caderas hasta a las axilas, mientras la seguía besando de mil formas diferentes. Con lentitud dirigí una de mis manos a su pecho derecho. Amasándolo, sopesándolo, conociéndolo, admirándolo, mientras que, de forma gradual, bajaba la intensidad de los besos para deslizarme a su pecho izquierdo que pedía a gritos y alaridos mi humilde homenaje. Sus gemidos me indicaron que iba por buen camino. Menos mal… Porque a mí me encantaba.
-E… ¿ED?- preguntó medio ahogada.
-¿Mmm?- murmuré porque no tenía pensado dejar de hacer lo que estaba haciendo.
-Emmm… Yo… Quiero… ¿Puedo verte?
Me congelé ¿Estaba diciendo lo que creo que estaba diciendo?
O sea… ¿Verme?... Me estaba viendo… ¿Desnudo?... ¿Por completo?... ¿Cómo…?
-Está bien si no quieres ahora- dijo avergonzada y tratando de taparse.
ESO SÍ QUE NO.
-No es eso, sólo me sorprendiste. Sí puedes. Quítame la remera- le ordené con una nueva y renovada ola de euforia. Tenía que mantener el control por sobre todo.
Ella se mordió el puto labio y quise ser y quien se lo mordiera, fuerte. Serpenteó hasta salir de debajo de mí y se puso de rodillas, otra vez, mientras que yo rodaba para quedar recostado boca arriba con los brazos detrás de la cabeza regodeándome con la visión que me regalaba de su cuerpo.
Con lentitud pero con decisión se colocó a mi lado subiendo los bordes de mi playera sólo un poco, lo justo para destapar el ombligo y los vellos que conducían a mis partes íntimas. Ella tocó de forma efímera mis músculos abdominales, fascinada al parecer con las contracciones que surgían ante su tacto. Yo no me moví. Este era su momento y no quería arruinar su investigación, pero sí abría y cerraba los puños por las sensaciones que me provocaba. Después de unos minutos de extensa exploración me subió la remera hasta las axilas mientras repetía todo el proceso. Acarició mi pecho. Sondeó mis costillas, parando cuando me vino de pronto un repentino ataque de risa por las cosquillas.
Apretó, acarició y rasguñó mis tetillas mirando emocionada cuando logró que ambas se pusieran erectas y duras- y eso que no era lo único erecto y duro en ese momento-. Luego marcó cada contorno de músculo y cada costilla una vez más.
Con un poco de colaboración de mi parte terminó de sacarme por completo la dichosa, y ahora estorbosa, remera.
Admiró, sobó, rasguñó y frotó cada lugar, vello y poro de mi pecho, cuello, rostro y brazos ¡Era una tortura! Pero que delicia…
Mierda.
Decir que estaba excitado era decir poco. Muuuuuy poco.
-Bells- medio gemí, medio gruñí ante un rasguño suyo en mí, ahora, muy sensible piel.
-¿Mmm?- ronroneó.
-Bells, si no paras un poco con este jueguito… Ya sabes…- ella bufó claramente enojada.
-Aguántate Cullen- dijo altanera.
Yo no podía aguantar más, no sin hacer algo al menos, por lo que me erguí y tomé sus manos poniéndoselas a los lados para mantenerla quieta.
-Ése es el problema Swan… Ya me aguanté demás- siseé mirándola directamente con la mirada cargada de deseo. Luego se me ocurrió una brillante idea-. Pero visto y considerando que tú me has explorado a conciencia durante un buen rato, creeeeeo que yo debería de reclamar el derecho a lo mismo.
Ella abrió grande los ojos, sopesando la magnitud de cada una de mis palabras.
-E… Este Y… Yo- suspiró-… de acuerdo, es justo.
¡WTF! ¿Y la lucha? ¿Dónde mierda quedó eso? ¡¿Hello?! ¿Mi Bella no peleó por el puto control?
-Hey, no me mires así. Ya lo dije, me parece justo… Y…
-¿Y?- Mmm, esto se estaba poniendo interesante, pensé.
-Y… Yo quiero… Yo quiero que me toques.
¿Escucharon un crack? ¿No? ¿Seguro? Oh, bueno, no importa. Creí que había sido mi jodida mandíbula quebrándose al abrirse y caerse tan rápido. O sea ¡Jodéme! ¡Haberlo dicho antes bebé!
Ella tenía sólo el sostén blanco arriba por lo que con manos un tanto temblorosas pero muy, MUY necesitadas de su carne, corrí la estorbosa tela hacia abajo para descender directamente mi hambrienta boca sobre ellos. Moví mis manos renuentes hacia su espalda para quitar de en medio ese broche de mierda que tenía ese maldito sostén. De en serio, si seguía con Bella le pediría que sólo usara del estilo deportivo, ¡Joder! ¿Cómo mierda hacían ellas para ponerse solas estas cosas? Tardé. Pero bueno ¿Qué quieren? Bufé. Al final lo logré y casi me pongo a hacer un bailecito idéntico al del demonio este que tenía en la porquería de mi cabeza. No.
Contento. Alegre. Feliz. Así estaba.
Dulces, mierda que eran dulces.
Sus pechos plenos llenaban mi boca mientras que mis manos, una vez desocupadas, fueron a amasar con ansias toda la tierna carne que quedaba libre de mis besos y succiones.
-Aaahh- gimió ella por encima de mí.
Eso sólo ya me puso a mil.
Joder. Yo quería más y más de esos sonidos. Quería que gritara hasta que quedara afónica. Quería que mi celular grabara esos majestuosos sonidos que provenían de su boca para usarlos como arrullo en las noches, en las horas en que no estuviera con ella- que esperaba y rogaba porque no fuera mucho.
¡DIOS, hoy se iría apenas en unas horas!
Me pregunto si Charlie me creería que en la noche fue raptada por aliens ¿No, no? Mmm.
-Ed… Ed… Mmm…- murmuró ella retorciéndose y atrayéndome con eso a la placentera realidad.
-Sí, Bella, mmm, tan dulce, tan sabrosa. Cómo quisiera comerte entera bebé.
-Oooh, síi. Ed, mmm, sí… Eeeedd- gritó, murmuró, gimió,  y gruñó.
Bella meció su cuerpo descontroladamente.
Era fácil ver el hecho de que ella se encontraba ya presa del deseo y la necesidad. Lenta pero inexorablemente dirigí una de mis manos a través de su estómago, cada vez más y más abajo, justo hasta llegar a su propio monte de venus. Luego así de rápido como llegó, la quité para devolverla a su pecho.
Paré unos segundos para retener firme el control de su decisión.
Hora de actuar Ed, me dije a mí mismo.
-Más te vale hacerlo bien pendejo- dijo mí siempre tan amable monstruito.
-Vete a la mierda- contesté bloqueando mi mente a la vez que me concentraba de lleno en lo que quería, en lo que haría ahora. Lentamente llevé una de mis manos de su pecho a sus costillas, bajando con la suavidad de apenas un roce hacia su estrecha cintura, siguiendo el dibujo artístico de su cuerpo hasta dar con su esbelto y firme trasero ¡Gracias deportes!
Masajeé, pellizqué y sobé con ganas desde la cadera hasta su raya y de esta al muslo una y otra y otra vez, hasta que ella se relajó por completo a mis caricias.
Fue entonces cuando dirigí mi mano a su verdadero destino.
Un paso más.
Un recuerdo para mis horas sin ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube