7 de junio de 2012

El placer del pecado... Capítulo 7


EL PLACER DEL PECADO

Esta es la historia de dos jóvenes prohibidos desde el mismo instante de su creación.
Una historia de amor fraternal destinada a un caótico fin.
Un amor que simplemente es cenizas antes de que el fuego se encienda.
Un amor corrompido, repudiado, condenado… Un amor de pecado.


***


Capítulo 7 

***


CANCIONES DEL CAPÍTULO: 
Save Me From Myself de Sirenia 

Leave me Alone de Natalie Imbruglia & Portishead


***



Verdaderamente Edward no era consciente de lo sucedido después de que la viera subir el último peldaño. Creyó sin embargo haber querido ir tras ella pero supo que no fue así cuando se vio sacudido de pronto por su padre para que volviera a prestarle atención.
¡¿Cómo si pudiera?! –pensó irónicamente para sí.
De pronto la desmotivación y casi como una depresión profunda se adueñó de su débil cerebro, ni hablar de aquel músculo ahora inservible que aun golpeteaba dentro de sí –aunque bastante más débil que hacía unos cuantos segundos, o días dicho sea de paso.
Escuchó por sobre el pitido que emitía su cabeza a sus oídos como su padre volvía a los gritos y como su madre medio sollozaba intentando comprender en que había fallado, en que se habían equivocado… Básicamente la misma mierda de siempre pensó el joven molesto.
¿Acaso no podían entender que no era su maldita culpa sino que él era un maldito monstruo enfermo enamorado de su hermana? Oh, claro; ellos no sabían esto último ¿Qué sería de él si se los dijera? Nada. Sencillamente se convertiría ya de manera aún más pública en la aberración familiar y, aunque le costase admitirlo aun no quería quedarse solo del todo.
Se sentía solo cada día desde hacía ya demasiado tiempo pero era absolutamente impensable en contar su amargo y sucio secreto a alguien y, en un punto mucho más personal, a pesar de todo el dolor, le gustaba conservar ese secreto con ella, era ya el único que le quedaba porque, por más que ella en verdad no supiera o imaginara nada… él lo sentía como un secreto compartido ¿Por qué? Simple, porque su corazón era de ella, con todo y sus secretos, con todo su amor, con todo aquel lado podrido y oscuro de sí.
Vaya regalo ¿Verdad pequeña? –pensó casi deseando ser escuchado, cuestionado… más nada de eso ocurrió y él simplemente respiró.
Respirar, que acto tan banal e insustancial en ese momento.
Al rato -no sabría decir cuanto exactamente-, él se dejó caer aún abatido por aquella mirada, por aquella esencia de despedida en aquel cómodo sillón de la sala de manera desgarbada. Cayó como un peso muerto sobre el mueble ajustando automáticamente la espalda al respaldo y echando la cabeza hacia atrás con los ojos cerrados. Las piernas abiertas y ligeramente dobladas, las manos entrelazadas entre sí entre ellas. Suspiró, suspiró como si todo el peso del mundo recayera sobre sus hombros, como si fuera un hombre que han condenado a muerte y ya se ha resignado a su fin… Hasta que notó como el silencio lo rodeaba.
Muy lentamente irguió su cabeza y espalda hasta apoyar los codos en sus muslos para mirar que pasaba ahora a su alrededor después de haberse desconectado por no sabía cuanto; y vio como sus padres, ambos, lo observaban.
―Edward… yo ―suspiró su padre antes de caminar para sentarse en el sillón individual frente a él colocándose en una pose similar―… En verdad no sé que demonios ha pasado contigo hijo. En verdad no creo que hayamos hecho algo tan terriblemente mal como para que dieras este cambio casi de la noche a la mañana. No digo que quería a un angelito por hijo pero tú, te ves… tan perdido ―dijo Carslile con voz apenas contenida por las emociones y sobre todo los miedos que lo embargaban―… Duele verte de ese modo Edward. Al menos cuando te vemos porque ya casi ni siquiera pasas por esta casa más que para dormir o coger dinero. Así que dime ¿Qué rayos ha pasado para que estés así? ¿Qué puede ser tan malo? ―preguntó el hombre casi con desesperación de saber la respuesta.
¡Joder! ¡Ni siquiera quieres saberlo! ―pensó el muchacho sintiéndose atrapado, ofuscado ante la posibilidad de finalmente escupir la verdad. Tentado, tan condenadamente tentado...
Pero no, no lo haría, porque su silencio a pesar de lo malo que ellos lo creían los protegía de un daño aun mayor, de un quiebre del cual nadie en la familia estaría libre… y de uno del que no quería ser responsable. No más culpas –pensó cansado. Hastiado.
―Edward, por favor solo… háblanos ―murmuró su madre con un dejo igual de desesperado que su padre en su voz.
―No. Por una vez en su vida, solo… ―bufó ante la idiotez que diría mientras se estrujaba una mano fuertemente por su rostro―… solo, confíen en mí, por favor. No tiene nada que ver con como fueron o son ustedes. No se trata de drogas o alcohol incluso aunque crean que soy un maldito adicto. No lo soy, yo… ¡Carajo! ¡Jamás lo entenderían! Y tampoco quiero que lo hagan ¿ok? ―dijo frustrándose de pronto y parándose mientras las duras palabras salían por entre sus labios resecos.
Caminar. Otro acto banal e inmundo en ese instante. Banal porque era algo estúpido de hacer con ellos observando cada milímetro de sus movimientos. Inmundo… porque por más pasos que diera. Derecha, izquierda, atrás, adelante… nada servía, nada serviría, ninguno de ellos lo llevaría lejos de sus propios pensamientos.
― ¿Y qué demonios se supone que hagamos Edward? ―le gritó su madre en respuesta trayendo su mente al momento actual, a su fantástica situación actual.
Esme estaba de pronto furiosa. El miedo de ver a su niño autodestruyéndose poco a poco con apenas dieciséis años. No. No podía aceptarlo ¿Qué demonios le había sucedido a su pequeño para que de pronto estuviera tan, enojado, tan furioso y frustrado con la vida? ¿Qué fue y como no lo vieron? Se preguntaba ella una y otra vez, porque, se dice comúnmente sin saber antecedentes que los hijos son reflejos de sus padres pero, ella no podía entender por qué Edward estaba así si ellos no lo eran su espejo y ¿Cómo? si él había sido un niño completamente feliz hasta hace tan solo un par de años.
Su mente buscaba el momento.
El día.
El año.
La fiesta.
Algo.
Algún evento, alguna señal que desencadenara el cataclismo que estaba por venir ¡Pero por Dios no sabía! ¡No lo veía! Y eso la mataba por dentro. Como madre, más específicamente como madre que se preocupa y quiere a su hijo, era algo devastador el ver un hijo así como él se hallaba ahora. Verlo tan, abatido, como si nada importara y como si un oscuro secreto le inundara el alma hasta ahogarlo en él ¿Pero qué? ¿Qué podría ser?
Ya no podía pensar con claridad, el dolor que le embargaba el pecho era sencillamente demasiado, el verlo a él allí así era demasiado.
Y ver a su marido, así, tan perdido como su hijo, como si se sumiera en la oscuridad junto con él para intentar traerlo de donde fuera que estuviera casi enterrado pero sin obtener ningún tipo de aliento, esperanza, ni mucho menos resultado.
Como padre, el querer encaminar a tu hijo por lo seguro, protegerlo de los verdaderos males de la vida hasta que lo hubieras forjado y preparado dando lo mejor de sí era todo un reto y por eso… por eso tanto Carslile como Esme sentían que habían fallado. Porque aunque quisieran auto convencerse de que en verdad no sabían el porqué, el cómo, o el cuándo, la verdad era que tampoco reaccionaron en el proceso y esa sería siempre una culpa más en el alma. La culpa que de hacía u tiempo ya había comenzado a ahogarlos.
Todo quedó en silencio. Todo resumido a las palabras de sentencia que sabían vendrían luego pero que no sabían de quién provendrían. Hasta que finalmente una voz lejana e inesperada quebró la quietud.
―Quiero irme ―dijo Edward tras observar a sus padres por unos momentos y pensando en que demonios debía hacer ahora para herir a todos a quienes quería lo menos posible.
―Sí, ve a tu cuarto ―dijo Carslile con voz cansina.
Lo cierto es que previo a la llamada que había recibido de la comisaría para ir a retirar a su hijo él había estado de guardia por más de doce horas en total sumado a las seis horas previas de trabajo en las cuales había estado en una compleja operación. Sentía el cuerpo agarrotado y pesado así que lo mejor sería dejar la discusión para el día de mañana pensó el hombre frotándose la nuca.
Fue casi un milagro que llegara a atender aquella llamada ya que estaba a punto de apagar el celular. Sin duda contando los minutos que le quedaban para al fin ir a descansar a su hogar.
Y una mierda.
De allí en más todo fue caos… pagar la multa, sacar a su hijo de aquel lugar podrido y oscuro solo para descubrir que estaba bastante tomado y con alguna dosis de droga en su sistema –lo cual según Edward no fue más que un simple porro que, aunque no lo tranquilizaba al menos le daba un respiro porque, sin dudas podría haber sido peor… siempre puede ser peor ¿verdad?-, ver que estaba golpeado pero no de gravedad y escuchar toda la estupidez que había hecho… Y solo para finalmente llegar a su casa de un modo completamente diferente del que había imaginado y tras unos minutos de gritos al viento ver la expresión de su hijo… derrotado, triste, solo; y sin forma alguna de llegar a él.
Carslile se sentía desolado.
Él que ayudaba a tantas personas en su día a día, que incluso salvaba vidas, no podía ayudar a su hijo… No podía salvarlo… Triste e inevitablemente se sentía incapaz de legar a él a tiempo… Y eso lo estaba matando junto con él.
Por eso mismo casi se alegra cuando le escuchó decir que quería retirarse. Casi.
No importaba, ya hablarían bien claramente cuando ambos descansaran un poco y se calmaran –pensó él levantándose de donde se había hundido con pesadez y desgano.
―No. No lo entiendes ―lo frenó su hijo una vez más.
Silencio.
Sentencia.
Juico. Juez. Y castigo.
―Quiero irme. Necesito irme. Lejos. Lo siento pero, en verdad, en verdad lo necesito… y por favor, si todavía me quieren algo ―suspiró cerrando los ojos.
Una oración.
Una súplica.
Una rendición.
―… por poco que sea, solo… no pregunten. Solo… Por favor… ―susurró al final cerrando los ojos para evitar cualquier tipo de mirada que pudieran darle y hacer que se arrepintiera, que hiciera que una vez más se atara a aquel lugar que hacía su herida supurar una y otra vez.
Para él no había ya más mal.
No había perdón.
No había cura a su enfermedad, a su perversión.
Para él ya no había nada más que huir pero…
¿Acaso uno es capaz de huir de sí mismo para evitar caer y perderse sabiendo que quedarse es simplemente auto encerrarse en un mundo de dolor ante la presencia constante y prohibida  de su amor?

*RESPUESTAS AL CAPI ANTERIOR:
ROCÍO: Muchas gracias y espero te haya gustado el cap
PATY: Me alegro que te haya gustado. Besos para ti también ;)
MIRANDA: Trágicamente hermoso ;)
ILUVLIL_LION: ;) Todos los capis serán así o inclusos habrá algunos más cortos pero todos bien cargaditos ^^
NIDIA: Muchas gracias por comentar y me alegro que a pesar del sufrimiento te guste =)
MARCE: Aún falta mucho por pasar pero bueno ;) Y sip, serán cooortos jajaj
CINDYLISS: Su conexión será muy fuerte eso es seguro. ^^
NINI: Oww -rubor, jajaj- Me alegro que te guste!!! ♥
LIGIA: Ufff esto es una extraña danza ;) habrá que esperar un poquito...
ADRIANA: Por supuesto!! =D
MARGA: Lo siento!! Pero prepara pañuelos porque esta odisea recién comienza =P
SANDRA: Pues sí, esta será una completa batalla principalmente de emociones seguida de replanteos de principios... y varias cosas más ;) Cariños para ti también...

A todos y cada uno de los que leen mis más sinceras disculpas U_U... He estado primero sin pc -más específicamente sin mouse- y luego enfermuchi con una angina bien fuerte... espero entiendan ^^
SIN MÁS QUE DECIR ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO EL CAP Y EL GIRO QUE HA COMENZADO A TOMAR Y, PARA LAS ANSIOSAS QUE ME HAN ESTADO PREGUNTANDO... CHIKIS, ESTO APENAS COMIENZA ;)
NOS LEEMOS PRONTO, YA SABEN, POR LO GENERAL ACTUALIZO LOS LUNES EN EL BLOG OK??
BESOS Y CUÍDENSE ♥
*GUADA*

¿¿¿COMENTARIOS???


13 comentarios:

  1. rayos nena creo que ya estoy sin uñas por tantas emociones que sufre esta familia aunque me encanta pero es una pena que quiera irse lejos de ella...Me encanta y tranquila la espera valdra la pena ...Solo cuidate que nosotras esperaremos ansiosa....Besos...

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, el drama recién comienza...

    Dolor, inseguridad, rabia, impotencia, huir, escapar...

    ¿Qué otra cosa puede hacer?

    ¿Afrontar la realidad? Eso sería lo más sensato, pero no lo hará. Es demasiado inmaduro todavía...

    Dolor...

    Besitos

    Marga

    ResponderEliminar
  3. Oh eso lo va a destruir asi como a el y a ella. Pobre Edward si que esta sufriendo mucho pero huir?? Creo que no es la mejor solucion pero ya veremos :)

    ResponderEliminar
  4. waooo fuerte muy fuerte, el pobre solo esta metido en su mundo para no explotar, yo también huiría, pero sera suficiente esto, ay me tienes intrigada...Capi muy depre :(...Saludos y suerte en todas tus actividades diarias...ciaoooo

    Cl

    ResponderEliminar
  5. GOSH!!!! me voi a volver loca!!! 4 caps en la misma escenaa!!! waaaaaa ya qiero qe pase algo entre ellos, nose, hasta una pelea! va algo lentoo u.u claro qe tampoco es cmo si lo qisiera super rapido porqe se arruina la trama pero honestamente si creo qe esta llendo mui lento, demasiada narracion, me encanta la manera en qe escribes todo tan emosional pero no podrias, almenos, hacer los caps mas largos?? esperare con muuuchas MUUUUUCHAAAAS ansias el sig cap

    ResponderEliminar
  6. bueno yo creo que es lo mejor salir de su casa e irse a otro lugar y despejarse la mente, verla todos los dias debe ser un caos tremendo para el, ay Guadis me encanto leerte.

    ResponderEliminar
  7. OHGOD!!! GRACIAS!!! GRACIAS POR SUBIR!!! HE PASADO DÍAS ESPERANDO ABRIENDO EL BLOG PERO NADA :/ Y YA SUBISTE!!! HAHAHA , PERDONA QUE PRESIONEMOS MUCHO PEOR TU NOS DEJAS PICADAS >< Y QUE FEO QUE TE ENFERMARAS, ESPERO QUE TE ESTÉS SINTIENDO MEJOR ;D!
    DE NUEVO GRACIAS POR SUBIR!!! DEBERÍAS HACER UN MARATÓN O ALGO JOJOJO OK YA. PRESIONO MUCHO VERDAD? HAHA NO PUEDO EVITARLO ESTOY TRAUMADA!!! PERO YA ME CALMO, ASÍ QUE NO TE PREOCUPES Y ESTARÉ ESPERANDO EL NEXT. CAP. ANSIOSAMENTE @@ TE CUIDAS MUCHO,

    NOS VEMOS EN EL PRÓXIMO CAPITULO^^

    ResponderEliminar
  8. Hola ay Edward me tiene mal y eso que todavia no empieza lo bueno a mi no me gustaria que se fuera por que a donde sea que vaya sus sentimientos se van con él pero bueno cada cabeza es un mundo solo espero que hable con Bella que no deje que esto los separe mas y por favor que si se va sea para mejorar gracias por tomarte el tiempo para actualizar a pesar de estar enferma y sin pc de verdad gracias
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  9. dios dios creo que en la mayoria de caps lloro -que llorona diras- pero es quee aahh! muchas emociones, sentimientos...
    pero espero que Edward con esa huida, pueda reaccionar y confesar lo qe siente por Bella.
    Pero bueno,Besos&Abrazos

    ResponderEliminar
  10. CARAMBA NENA, CADA CAPÍTULO ES MÁS TRISTE Y DESGARRADOR, AHORA EDWARD QUIERE IRSE, ES MUY TRISTE, PERO ÉL CREE QUE DE ALGUNA MANERA ES UNA SOLUCIÓN, CREO QUE EL VERDADER DRAMA VENDRÁ PRONTO, IRSE NO SOLUCIONARÁ NADA, SÓLO POSTERGARA LA CAÍDA INEVITABLE Y POR SUPUESTO NO CALLARÁ EL AMOR Y NECESIDAD QUE ÉL SIENTE. CON SU PARTIDA EMPEZARÁ A SUFRIR BELLA, AÚN MÁS.
    CARIÑOS. SANDRA
    PD: DISCULPA POR NO PASAR ANTES, PERO LA VERDAD ES QUE HE ESTADO BASTANTE ENSIMISMADA Y DESCONECTADA DE TODO JEJEJEJE, ME HAN MANDADO POR CORREO EL LIBRO CINCUENTAS SOMBRAS DE GREY EN ESPAÑOL Y ESTOY ALUCINADA

    ResponderEliminar
  11. ME ENCANTAAAA.... no le dejes *--------* ok no leo mucho en blogs pero tus historias son muy buenas... tiene mucho talento >.< besos

    ResponderEliminar
  12. Estoy que me vuelvo loca loquita, en serio, las ansias no me dejan ser, quiero que pase algo entre ellos, Dios es demasiado, me encanta en serio, en serio!

    ResponderEliminar
  13. super!!!! :'( pobres Esme y Carlisle :S pero Edward esta cayendo demasiado bajo :( es la mejor decicion que a tomado :'(

    que pena que hasta ahora estoy leyendo pero no había visto que estaba actualizado :/ me encanto!!!

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube