25 de julio de 2013

Una deuda con el destino... Capítulo 10

DISCLAIMER: Los personajes pertenecen al maravilloso mundo de JK Rowling y la historia es de mi autoría.
RATEDMA
PAREJA: HARRY POTTER/JAMES EVANS Y DRACO MALFOY y un ligero y breve Harry/James y OMC (SEBASTIAN... que había olvidado nombrar)
ADVERTENCIAS: Algo de lenguaje adulto, SLASH -ES DECIR RELACIÓN HOMBRE/HOMBRE-, escenas de sexo explícito y MPREG... SI NO TE GUSTA ALGO DE ESTO NO LEAS.
.
.
—Diálogo—
recuerdos/Flashbacks
'pensamientos'
Pársel
.
.

..:: Capítulo 10 ::..

.
Una mañana más.

El despertar fue algo 'extraño' de lo que solía ser a comparación de la rutina diaria. Una molesta sensación de incertidumbre los embargó en el mismo instante en el que el plano consciente se abrió paso a través de la espesa nebulosa de ensueño. Pero, como si fueran uno, ambos lo relegaron al fondo de su mente, priorizando el mantener la calma y la fuerza por el otro, limitándose a enfocarse en el quehacer diario y las siempre presentes responsabilidades laborales que sabían se habrían acumulado tras ser relegadas el día anterior.

Fue un buen día. Algo raro y tenso por momentos, pero bueno dentro de lo que cabía esperar. Y muy, muy provechoso cabe añadir ya que algunos de los negocios que habían logrado cerrar o encaminar hacia un cierre resultaron ser algunos de los contratos más importantes tras los cuales habían estado detrás y al acecho durante bastante tiempo pero para los cuales siempre se terminaban encontrando diversas trabas.

Si bien Harry había estado en parte expectante, en parte alerta y con más que un poco de recelo ante la espera de la 'visita' de su antiguo némesis, poco a poco se fue relajando más y más con cada paso del inquieto segundero y pudo terminar ejerciendo su día casi con completa normalidad.

Él sin embargo no albergaba ninguna vana esperanza respecto a la señora Malfoy cambiando de opinión y solo limitarse a dejarlo ser. No. Él sabía mejor que eso. Él sabía ya mejor que perder tiempo en ilusiones tontas.

Él sabía que ella no dejaría esto y que lo llevaría hasta las últimas consecuencias.

'Malditos Slytherins'.

Y el final del día fue gratamente recompensado con un muy necesitado encuentro con su también muy necesitado y fogoso novio. Un encuentro tierno y cariñoso que a la vez no dejaba de ser apasionado. Suave, lento; lleno de besos lánguidos, miradas cargadas a rebosar de sentimientos y palabras que realmente no necesitaban ser expresadas. Caricias llenas de temores y dudas al mismo tiempo que irradiaban la plena confianza y esperanza. Llenas de anhelos.

Pasó otro día... y otro más comenzó.

Tanto Harry como Sebastian comenzaban a inquietarse al no ver movimiento aunque, una vez más, por simple acuerdo tácito no dijeron nada al otro.

Los nervios y a obvia prensión de no saber comenzaba a tensarlos demás.

Hasta esa misma tarde, cuando lo inesperadamente esperado -finalmente-, sucedió.

—Señor Le´Nocks, lo esperan en la sala de juntas para la reunión con el grupo de oriente y la videoconferencia con el señor Shimada desde...

—Sí, sí, lo sé, Valerie. Avisa por favor que enseguida estaré con ellos Val —le dijo a la chica aún sentado tras su gran escritorio mientras revisaba unos cuantos papeles para recordar los últimos detalles de esta junta y luego otros bastante importantes para una reunión con otra empresa mañana por la mañana.

La chica asintió y se fue entonces, tal y como sabía que haría.

—Ve, yo revisaré estas notas y comparo los balances, te avisaré si hay algo de importancia pero ya sabes que los consultores han sido bastante positivos respecto a este cierre —le susurró Harry al oído mientras apretaba ligeramente los músculos tensos de sus hombros. Sebastian suspiró.

—Voy —dijo suspirando de nuevo y comenzando a levantarse. El estrés sin dudas estaba comenzando a hacer mella en él.

Tomando un nuevo fajo de papeles previamente organizados comenzó a hacer su camino bordeando el escritorio hasta que paró en seco cuando unos suaves golpes en la puerta los distrajeron a ambos.

—Adelante... Val te he dicho que ya iba...

—Lo lamento señor, pero no es eso —dijo ella rápidamente luciendo terriblemente abochornada al notar la proximidad de sus 'jefes' y aún más cuando notó como Harry llegó pronto detrás del rubio para tenerlo por los hombros una vez más y pegando notoriamente su cuerpo al del otro hombre, ya que bien sabía eran pareja desde hacía bastante tiempo ya. Sin embargo eso no evitaba que se ruborizara como una colegiala cuando veía abiertamente sus demostraciones de afecto. No que le importara realmente.

—¿Y bien?

—Em, sí, disculpen pero hay un señor fuera que dice que el señor Evans lo espera... he comprobado tres veces las listas de citas pero yo no tengo agendado su nombre en ningún sitio y siem...

—¿Su nombre? —preguntó Harry cortado efectivamente toda divagación de la joven al tiempo que sentía su corazón comenzar a correr.

—El señor Malfoy, Señor Evans. Draco Malfoy según me ha dicho.

Ambos se miraron intensamente por un breve momento y luego Harry apartó la mirada y suspiró antes de sentir como su cuerpo comenzaba a llenarse de tensión.

—Hazlo pasar —dijo Tian aún mirando a su James. Notando por el rabillo del ojo que la chica ya salía.

—Sebastian...

—Puedes quedarte aquí si prefieres o ir a tu oficina —dijo el rubio cortando de entrada cualquier cosa que el moreno fuera a decirle. No quería sentir pánico. Pero lo hacía. No quería moverse de allí... pero debía. Lo haría. Maldita sea, debía dejarlos. Solos... y eso lo aterraba. Todo este maldito asunto lo aterraba y eso le enfadaba porque odiaba sentirse así. Él no era ese tipo de personas.

Se aferró a sus brazos perdiéndose en su mirada. Esa mirada de profundas e intensas gemas de color jade que en ese momento parecían dos grandes estanques de aguas profundas y misteriosas en las cuales quería nadar hasta perderse.

James tomó sus caderas, apretándolas también y...

Un carraspeo cortó de golpe el hermoso momento de evidnete compenetración en la pareja.

—Lo siento Señor Le' Nocks, el señor...

—No pasa nada Valerie. Puedes retirarte —dijo Harry mirando el creciente miedo que su pareja intentaba tan arduamente ocultar pero que, para él, quien ya tanto lo conocía resultaba tan evidentes.

Cerró los ojos fuertemente durante un escaso pero necesario segundo y obligó a sus manos a soltarle tomando en el proceso una honda inspiración antes de girarse a encarar a quien realmente no quería ver...

... Su futuro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube