3 de junio de 2014

Sumiso por TI... Capítulo 5

DISCLAIMER
Los personajes pertenecen al maravilloso mundo de JK Rowling y la historia es de mi autoría.



RATEDMA
PAREJA: HARRY POTTER/SCORPIUS MALFOY... menciones leves de Harry/otros.
ADVERTENCIAS: Algo de lenguaje adulto, SLASH -ES DECIR RELACIÓN HOMBRE/HOMBRE-. Escenas de sexo explícito. Mención leve de ingesta de sustancias (en este cap). Relación con gran diferencia de edad. Relación Dom/sub en su mayor parte. Mención de poses, juguetes, reglas y castigos acorde al estilo BDSM. Y, creo que eso cubre todo así que, si hay algo de todo esto que NO te guste quedas advertido.




Capítulo 5

.

.

—Entiendo.


A paso medido, el moreno se alejó del joven, yendo directo hacia un oscuro rincón de la sala, donde procedió a agacharse detrás de lo que parecía una barra para luego salir con un trago ambarino en mano.



—Te ofrecería uno, pero quiero que estés en tus plenos cinco sentidos para esta dichosa charla. De por sí, ya no me gusta el hecho de que hayas estado bebido cuando esto comenzó.



—No estoy...



—Silencio —le cortó Harry, dando luego un trago tranquilo a su copa. El whisky de fuego bajando lento y quemando pronto su garganta.



—De acuerdo. Te diré lo que haremos; ahora mismo solo te diré un par de reglas básicas pero, antes de hacer nada contigo, voy a tener que pedirte firmes un contrato legal al respecto. Sin excepción —atajó de manera rotunda. Su sequedad tapando el nerviosismo real y anormal que sentía respecto a todo aquello. Sopesándolo todo.



Scorpius asintió. Puede que de mala gana por así decirlo porque el joven no le veía el punto a depender de algo tan formal para simplemente llegar a follar aquella misma noche, pero... estaba tan cerca. Tan cerca de conseguir lo que tanto quería que sabía sería estúpido ponerse a discutir por algo así. Eso, y el simple hecho de que a él ya no le 'correspondía' discutir. Solo acatar. Solo seguir, obedecer. Y cuanto antes eso se le arraigara, tanto mejor para él.



—Ante todo, desde el momento en el que entremos en nuestros roles de dominante y sumiso, ya sea aquí o en lugares de mi elección te referirás hacia mí como 'Señor', no amo, no 'dominante'. Solo 'Señor', dicho con la deferencia que el nombre refiere pero nada más. Fuera de aquí y en lo que podríamos llamar la vida diaria, seré el 'Señor Potter' o 'Harry' si se requiere, depende de cómo se dé en el ambiente. Debido a que ya me has tratado de Harry un par de veces delante de mis hijos puede que en tal caso sea mejor mantenerlo. No quiero llamar la atención innecesariamente, ¿de acuerdo?



—Por supuesto, señor.



—Bien. Todavía debo de decidir como llamarte, pero por lo general he llamado a la mayoría de mis subs como 'mascota', alguno que otro se ha ganado el derecho de tener un apodo especial. Con alguno hemos decidido por un sobrenombre en conjunto debido a diversas cuestiones. Te haré saber cuando lo decida.

Segundo; Es necesario que no sepa absolutamente nadie sobre nosotros... nada sobre esta, relación hasta que hallamos pasado u mínimo de tres meses, y si llegamos incluso a ellos, claro —Scorpius frunció el ceño ante el murmullo final pero no dijo nada—. Tendrás que acostumbrarte rápido y eso es un requisito porque no suelo tener paciencia para errores de este tipo y esa es una de las razones por las cuales siempre me he liado con sumisos ya entrenados y con experiencia. Controlaré ropas, comidas, ejercicios, estudios. Todo. De ahora en adelante, cada aspecto de tu vida responderá ante mí. Tú serás el reflejo de lo que yo te permita. Tú me representarás en cierto sentido, por lo que es imperativo que tu imagen como sumiso sea la perfección absoluta a mis estándares. Puedo ser incluso peor que tu padre, así que si solo buscabas un escape de ello puedes comenzar a replanteártelo desde ya y decirme cuando termine de hablar.
Habré de exigir lo mejor de ti puesto que yo me comprometo a dar lo mejor de mí. Presencia y cuidado impecable. Comidas variadas y sanas, luego te daré un listado de comidas que deberás tener además de las que luego quieras tomar y/o combinar. Ejercicio diario y sin excusas a menos, claro, que te encuentres bajo algún impedimento físico. Y en estudios, te resta ya poco para salir y terminar Hogwarts pero quiero un sobresaliente en todo lo que rindas. Lo mismo será válido para cuando me informes que carrera planeas seguir luego. Quiero que des lo máximo y evalúes con cuidado cada una de tus opciones para después decidir en variedad y... ¿tienes ya una idea de lo que quieres seguir como carrera luego?


—Em, bueno. No. Realmente no he decidido aún pero, diría que auror. En realidad me atrae mucho la idea de ser inefable. Los misterios. El secretismo. Pero soy consciente de que no tengo idea de si tengo lo que se requiere. Lo que quieren. Y ciertamente mi apellido no ayuda... —murmuró el joven algo acongojado al final de tan solo haberlo admitido.



Hacía ya muchos, muchos años que el ser un 'Malfoy', solo terminaba por apenarle. Él no tenía aquel orgullo innato por su nombre como su padre solía mostrar y reprenderle a él por obviar. No lo entendía. No entendía cómo aún su padre, después de todo lo sucedido, podía sentirse orgullosos de ser un Malfoy cuando en la sociedad, la memoria de los actos bajo ese nombre aún estaban frescos, cuando aún se recordaban... y cuando aún hoy se los seguían recordando a ellos.



―Si lo quieres, lo harás. Puedo averiguarte los requisitos y ya verás luego si quieres o no. Ahora, tercero; y solo para que esto quede claro de entrada. Yo-no-comparto ―dijo él recalcando lento cada palabra―. Así, que como me entere de que tan siquiera están viendo demás a alguien, y créeme que tengo medios para saberlo que no incluyen a mi hijo de por medio, esto se acabó. Sin charlas, sin súplicas. Se acabó y punto. No voy a soportar ni estupideces ni niñerías. Ya pasé por eso y no ansío nunca volver a caer en ello.



Si el tono con el que hablaba no era un indicativo de su seriedad al respecto, su mirada lo aclaraba seguro.



―Con respecto a tu padre... ―Harry suspiró ¿qué iba a decir? -se preguntó de la nada mirando al joven ante él-.



ESO era complicado. Joder, ¡era un Malfoy después de todo!



―Creo, que si llegáramos a pasar del mes podrías decirle todo. No que me importe lo que él tenga para decir realmente. Pero a ti sí así que ya veremos luego. Lo que sí es seguro es que, en el improbable caso de que superemos sin problemas los tres meses pedidos, él deberá saber entonces. Sabes de sobra que mi historia con tu padre es de lo peor, pero soy padre yo mismo y sé que no querría que mi hijo se metiera en algo como esto y no saber nada de su vida así lo entendiese o no. Si no porque su opinión importe al menos le debes el respeto de saberlo. Sobre todo en el caso de que lo quieras luego contar a alguien. Es sabido que por más que se quiera es irremediable el hecho de que la información en algún momento termina filtrándose. Luego, y creo que lo último por hoy. Me gusta el control. Me gusta dominar. Pero no soy de esos que infligen dolor por dolor. Me gusta llevar a mis sumisos hasta lo más alto de sus propios límites pero siempre sabiendo y confiando en que mi sumiso se conozca lo suficiente y sepa decirme cuando debo parar o bajar la marcha, que me diga si es demasiado a tomar para él. El punto es que...



―Debo de tener una palabra de seguridad ―acotó el menor sin darse cuenta de su pequeño error.



―No interrumpas ―le dijo Harry, de pronto demasiado serio. Al parecer hablar sin permiso era una gran falta, incluso desde ahora. Era algo que al joven le iba a dar problemas―. Deberías de saber ya que el hablar sin permiso es de hecho una gran falta en este 'estilo' que has elegido. Mucho más por interrumpir a tu señor ya que cuenta con un castigo mayor. Supongo que habrás de aprenderlo pronto, eso obviamente dependerá de ti. Como decía... ―siguió él, ignorando por completo como el chico se había puesto de repente demasiado pálido ante la primera marcada reprimenda por su propia estupidez. Joven que de pronto iba cayendo en la cuenta de cuan condenadamente difícil aquello sería dado que en él era ya un hábito el hacerlo. Interrumpir. Completar las oraciones de Al por ejemplo era un juego demasiado común entre ellos. Un juego muy arraigado―... Y sí, tendrás tu palabra segura. O mejor dicho, 'palabras'. Rojo, que equivale a pararlo todo, ya sea el juego que fuera, se acaba. Podría llegar o no a continuarse luego o en otro momento pero en el instante en que la palabra este acaba. El continuarlo también dependerá del ánimo de ambos y de la ocasión o momento. Amarillo; esto es un alto. Sirve para hacerme saber que debo de bajar la intensidad o darte un descanso antes de seguir pero sin parar nada de lo que este sucediendo. Es más que nada para bajar un poco la intensidad antes de que llegues a estar demasiado abrumado. Pero, en el caso de que llegues a los tres amarillos en una misma sesión, este acaba completamente, ¿de acuerdo hasta aquí? Y luego, verde. Verde es para avanzar. Seguir. Retomar o incluso usarlo para hacerme saber que puedes tomar entonces ya más intensidad. Respecto a esto he de aclarar que el que lo tome en cuenta o no, obviamente, dependerá de mí y de lo que quiero lograr. Como he dicho, todo dependerá del tiempo y situación que sea. Al principio ten por seguro que seré lo más suave y leve que pueda, tanto en placer como en castigo por el hecho de que no tienes ningún entrenamiento ni resistencia. Necesitas prepararte mental y físicamente para algo así, ya te darás cuenta de ello. Puedes hablar ahora ―dijo entonces el moreno cuando, tras mirarlo atentamente, notó como el pequeño rubio retorcía su mano y se mordía apenas su labio. Cosas que no hubiera notado si no fuera porque el observar detalladamente era ya una naturaleza más en él a estas alturas.



―Gracias Señor. Yo... Señor, quería saber... err. Lo siento pero, no sé como...



―Tranquilo Scorpius. Respira...



―Gra... Hm, Gracias Señor. Lo lamento. No sé porqué de pronto estoy tan nervioso ―rió el joven demostrando con ello su nerviosismo antes dicho e intentando relajarse y quitar tensión al momento―. Como sea. Lo que quería saber es, ¿porqué tantos colores? ¿porqué será 'suave' por mí? No lo entiendo, señor ¿porqué contenerse? Yo, yo sé en lo que me he metido y lo que estoy aceptando con ello. Lo que...



―¿Estás seguro? ¿Estás realmente seguro de ello, Scorpius? ―preguntó de pronto el moreno un poco brusco. Todo rastro de amabilidad y comprensión completamente ido de su rostro, ¿acaso este siempre altanero joven podía ser en verdad TAN ingenuo? se preguntó luego el moreno a sí mismo al verle cambiar las limpias y hermosas facciones en simple confusión previas al pánico... y sí, tuvo que responderse después. Aparentemente sí.



Scorpius tragó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube