25 de junio de 2012

El placer del pecado... Capítulo 10


EL PLACER DEL PECADO

"Esta es la historia de dos jóvenes prohibidos desde el mismo instante de su creación.
Una historia de amor fraternal destinada a un caótico fin.
Un amor que simplemente es cenizas antes de que el fuego se encienda.
Un amor corrompido, repudiado, condenado… Un amor de pecado".

***

Capítulo 10

***


CANCIONES DEL CAPÍTULO: 



If you only knew de Shinedown&
If I told you de Jason Walker




***




Un golpe.
Un llamado.
Dolor.
Esme se había ido en silencio cuando vio que su pequeña se había perdido una vez más en aquellos mundos de pensamientos restringidos e inhóspitos para ella, para todos.
Isabella ni siquiera lo notó. Ella tan solo se sentó en la cama abrazando las rodillas contra su pecho y descansando su mejilla en ellas mientras miraba sin ver aquella descolorida cortina. Viendo más allá de lo que veía. Viendo como la luz del extraño sol creaba luces y sombras de diversos matices sobre y detrás de la tela.
El toque a su puerta la sacó al fin de su ensoñación diurna, de su paseo por aquellos senderos mentales que apenas se le estaban comenzando a mostrar. Analizando. Pensando. Sintiendo.
Sintiendo.
Una vibración.
Un escalofrío en su espina dorsal.
Un cosquilleo en sus palmas.
Una boca de pronto demasiado reseca.
Era él.
¿Por qué había comenzado a sentir de aquella forma cuando él estaba cerca? ¿Por qué su cuerpo se ponía en ‘alerta’ por así decirle? ¿Por qué sentía los nervios a flor de piel y su corazón desbocarse? ¿Por qué ahora? ¿Por qué todo había cambiado entre ellos? No lo entendía. No lo sabía ¿Quería siquiera saberlo?
Mil preguntas invadieron su cabeza en cuestión de milésimas de segundos.
Un nuevo toque y un suave ‘adelante’ fue lo que rompió con su debate mental, con aquella lista repentina de dudas.
―Mmm… Puedo irme si estás ocupada ―dijo él nada más entrar mirándome con intensidad por tan solo un breve y demasiado corto segundo para luego concentrarse mirando por la ventana.
―No, tranquilo, ya ha venido Esme a despertarme y ahora me toca cambiarme y bajar a tomar algo ―dijo ella como a la carrera, intentando sonar forzadamente casual ¿Por qué? Se preguntó.
Isabella se levantó de la cama para ir hacia el placard a buscar algo de ropa, demasiado nerviosa y confundida para tan solo quedarse allí tirada en la cama.
― ¿Ya tienes todo listo para partir? ―preguntó de pasada para que el silencio no se alargara hasta hacerse incómodo para ambos.
¿Desde cuándo tenían silencios incómodos entre ellos? Se preguntó la joven abriendo las puertas de su guardarropa y casi llegando a meterse dentro. Quería desaparecer.
Ellos. Ellos quienes habían pasado horas inconmensurables e incontables tan solo mirándose tirados en el pasto o sobre el colchón que de niños compartían hasta altas horas de la noche antes de dormir. Silencio. El silencio siempre había sido su amigo… Hasta hacía poco al menos
¿Por qué? –pensaba triste y apesadumbrada. Todavía incapaz de voltearse a mirarlo a pesar de ya tener en sus manos las prendas a vestir.
La simple pregunta dejó completamente descolocado al joven, quien nerviosamente se encontraba embrujado con la vista bien formada y juvenil de su tierna hermana. Aquellas diminutas prendas que usaba para dormir no hacían nada para ocultar sus delicadas y  aun muy inocentes curvas… ni la completa desnudez debajo de estas.
Su mirada se estrechó sin quererlo o pensarlo y Edward estuvo enormemente agradecido de que ella no se hubiera dignado a verlo todavía ya que estaba seguro que de hacerlo en aquellos momentos se encontraría frente a ella con una mirada cargada de completa e irracional lujuria. Con sumo esfuerzo cerró los ojos y pensó en su viaje, en el bosque, en sus padres, en cualquier cosa que le hiciera bajar la calentura que había embargado su cuerpo en tan solo un instante.
¡Dios! ¿Acaso ya no podía pasar un segundo a su lado sin pensarla e imaginarla desnuda temblando de placer bajo su cuerpo? No, al parecer no –se dijo resignadamente-. Finalmente, y al ver que nada funcionaba pero siendo consciente de tener los segundos contados, hizo lo impensable; recordó con extremo detalle como se follaba a una de las tantas zorras del instituto la semana pasada en una fiesta… E, increíblemente, aquello le bajó de golpe su muy emergente problema.
Ironías de la vida… Allí estaba él, a escasos y peligrosos pocos metros de su ‘hermana’, la mujer más deseable de la tierra para él y él se obligaba a recordar algo que en aquel momento ella misma inspiró… porque esa era la cruel verdad. Él podía follarse a cualquiera durante horas y horas, podía estar fumado bebido o lo que fuera y seguir follando como un animal tan solo porque en cada penetración, en cada estocada a un maleable cuerpo femenino, él imaginaba que era el cuerpo de su hermana el que profanaba y que las gustosas respuestas que recibía su cuerpo provenían de ella y no de aquellas golfas de la que ni el nombre recordaba.
¿Podía ser esto más retorcido y enfermizo? No, mucho se temía que no. Suspiró cansado y resignado… una vez más.
Edward estaba ya exhausto con tan solo respirar aquel aire enviciado de su aroma y aun no había logrado articular ni una mísera palabra, así que con esfuerzo y más esfuerzo obligó a su cerebro a reaccionar para encontrar una respuesta coherente, lo cual sería genial si él pudiera siquiera recordar la dichosa pregunta.
― ¿Disculpa? ―pronunció en cambio dándose por vencido antes de quedar como aún más idiota de lo que ya era ante sus ojos.
―Mmm… Que si ya tienes todo listo… ―dijo ella estándose muy quieta aun de cara a la ropa y apretando las prendas contra su pecho. Como si las palabras que fuera a escuchar fuera como dagas lanzadas directamente a lo que frágilmente se hallaba debajo de su esternón.
―Sí.
―Ah.
Pequeños monosílabos que gritaban enormes testamentos de crudas y prohibidas palabras detrás. Todo contradictorio. Todo tan difícil.
Silencio.
Incomodidad.
Sentencia.
―Iré a cambiarme. Enseguida regreso.
Huida ejemplar.
Impotencia.
No podía, no podía, no podía.
Isabella en verdad sentía que no podía hacer frente a aquello. En verdad se sentía incapaz de verlo partir… de decirle ‘adiós’.
Corrió a encerrarse en aquel precioso y muy femenino baño tomando tanto aire como pudo para evitar que el primer cristal descendiera por su rostro a sabiendas de que tras ese vendrían muchos más y de que, una vez rota la presa, el caudal sería devastador. Y no era  momento.
Como una autómata ella se quitó el pequeño pijama sintiendo vergüenza a que él la hubiera visto así. Una vergüenza extraña, desconocida hasta ahora para ella.  Obvió el pensamiento, el sentimiento. Tomó las ropas y se las colocó con prontitud desesperante para salir de allí de una vez y enfrentar el último día, el último día de aquella gran tensión que le provocaba su presencia.
Mientras tanto el joven peleaba furiosamente consigo mismo dentro de su mente. Sería mejor irme ahora que no estaba. Debía quedarse al menos para tener el recuerdo de su despedida. Mejor irse para no cometer una locura. Quedarse para llevarse un recuerdo sincero y reciente que lo abrigara y acompañara en las solitarias noches. Irse. Quedarse. Irse. Quedarse… Irs…
Ella salió al fin y él con ojos cerrados simulaba mirar fuera de su ventana. Elección truncada o inconscientemente rechazada, no importaba ahora. Respiró todo lo que le permitieron sus pulmones y se giró con lentitud hacia ella.
Dolor.
El sentimiento tan repentino y profundo ante su sola visión le hizo encogerse levemente.
―Te extrañaré Edward ―dijo entonces ella con voz queda sin saber con aquellas tan simples y mínimas palabras hizo que todo el mundo y el pronto rumbo de aquel joven se tambaleara, sin saber que hizo que su corazón latiera de una forma en la que ya hacía mucho no latía, sin saber que hizo a su alma sangrar por ansiar tanto, tanto más.
Se acercó.
Su mente voló.
Su corazón latió. Sintió.
Y el tiempo se ralentizo.
Un extraño momento suspendido por entre las arenas del tiempo.
Una mirada.
Palabras calladas. Sentimientos en ebullición.
Reconocimiento.
Dolor.
Confusión.
Resignación.
Sí, aquellos sentimientos abundaban en aquel ambiente pero gran parte de ellos eran copiosamente recelados, guardados e incluso batallados.
―Yo también… No sabes cuanto Bells ―le dijo él entonces en un susurro que los marcó a ambos.
Lapsus de tiempo inmóvil.
Violenta pausa del destino.
Aquel cariñoso apodo que tan solo él usaba con ella porque el mismo joven no había dejado a nadie más usarlo con ella diciendo que ese era SU llamado… Y que hacía tanto se había perdido entre los débiles murmullos del viento.
―Oh, Edward…
No midió consecuencias. No tuvo malos recuerdos. No hubo distancias… No pudo evitarlo.
La joven completamente emocionada se lanzó a sus brazos, abrazándolo con tanta fuerza que hasta resultaba rayano en lo doloroso mientras que él, abrumado en diversas y terribles sensaciones actuó por acto reflejo envolviendo sus brazos alrededor de aquella grácil y esbelta cintura que hace tiempo lo volvía loco.
El placer de tocar aunque fuera de forma efímera el cuerpo prohibido.
El placer de dejarse sentir por aunque fuera un breve momento que ella en verdad le pertenecía.
El placer de hacer oídos sordos a los enervantes pensamientos de corrección y hacer la vista gorda a la imagen mental en que ella era la pequeña hermana suya. Nada, ya nada le importaba a él en cuanto sus brazos la rodearon con todo el amor que sentía y había mantenido reprimido hasta el momento. Nada le importaba desde el mismísimo instante en el que ella llenó su frío y tieso cuerpo con su calor y emoción.
Él se sentía como el granizo. En el punto exacto en que al caer las pequeñas piedras con violencia natural unas contra otras comienzan casi invisiblemente a crear esas pequeñas chispas de fuego.
Sus brazos se mantuvieron inmóviles alrededor, con el miedo latente de que ante el más mínimo movimiento de su parte la burbuja en la que se hallaban de pronto se rompiera, casi al punto de evitar respirar. Respirar muy cerca de su oído por cierto.
Una tentación.
Una perdición.
Ella. Isabella se encontraba siendo arrastrada por una marea tan fuerte de sentimientos que sabía no podía controlar. El problema; el problema era que en realidad no sabía si quería hacerlo siquiera.
Un abrazo que marcaba un tiempo irreal, como si fuera una dimensión paralela. Una dimensión en la que sabían no se podían quedar y en la que no sabían en realidad si querían hacerlo.
Difícil.
Difícil de quedarse entre sus brazos.
Aún más difícil dejarlo partir.
Decisiones.
En el mismo instante, casi como si sus mentes y pensamientos estuvieran mágicamente conectadas, ambos se apretaron contra el otro. Tan fuerte que sus músculos resintieron, que sus tendones se estiraron a lo imposible. Tanto que quien los viera de fuera no sabría distinguir donde terminaba uno y comenzaba el otro.
Irreal.
A él se le partió un poco más el corazón a cada respiro, a ella se le quebraba el alma por no entender que era ese sentimiento que la sumía en una profunda e incontrolable tristeza ¿Qué era aquello? Se preguntaba hundiendo un poco más la cabeza en aquel duro y marcado pecho. Buscando el confort entre sus brazos.
Irónico si se tenía en cuenta que era el estar entre sus brazos lo que le causaba un profundo dolor.
Valor.
Valor para que las palabras salieran de su pecho, de su garganta, de sus cuerdas vocales en un sonido consonante que expresara sus sentidos y no su debilidad.
―Ed yo…
Un suspiro que llevó aquel exquisito aroma de su ser hacia aquellas tan ansiosas fosas nasales que codiciosas inhalaron todo lo que pudieron de él.
Ardor.
Placer.
Dolor.
―Te extrañaré Ed. No sabes cuanto… Te extrañaré.
Voz partida.
Dolor en cada nota. En cada palabra, sílaba y letra.
Oídos sangrantes.
Un agarre que expresaba más que cualquiera.
La prensa de sus brazos se hizo asfixiante.
El apriete en su carne se hizo un sentimiento de pertenencia.
Una marca irrefutable.
Un tatuaje en la carne, en el corazón, en el alma.
―Yo…


***
GRUPO EN FACE: *PEQUEÑOS PECADORES*


***


RESPUESTAS A COMENTARIOS DEL CAP ANTERIOR:


CINDY: Más que de transición fue un cap conector para este ^^ el cual espero que te haya gustado. Ya dejen sus uñas en paz!!! Mejor se las pintan jajajaj ;)
MARIANIX: No diré nada ¬¬ tú siempre quieres q se me vaya la lengua jajjajaja =P Veremos veremos.
PATY: Jajajaj no te preocupes, entendí lo que dijste y, consejo... no sufras por adelantado!! =) Prometo no ser taaaaaaaaan mala =P
NYDIA: ^^ Ya deja tus uñitas en paz!!! =/ jajjaja mira que así te dará más ansiedad =P
SANDRA: Nop y eso sí lo puedo decir. En este fic SON HERMANITOS Y SE ME QUEDAN HERMANITOS  ^^ jajaja... tendrán su espinoso camino pero la meta valdrá la pena o al menos eso espero ;)
ALEJA: Gracias!! Me alegra que lo tomes así puesto que ese es mi cometido =)
MARGA: Nop, nada lo es ni lo será. Pero ante todo deberán decidir si en verdad quieren seguir siendo quienes fueron. Te dejo con eso ahora =P
ADRIANA: Mil gracias por tus palabras!! Me alegra sobre todo que te guste como escribo =)
ILUVLIL: A veces nada tiene sentido y lo correcto en el presente deja de serlo a futuro. Bella tiene mucho que pasar todavía ;)
MIRANDA: Lo que deba de ser será ;) haahajajaha soy mala =P
HEBE: Jajajaj ;) Me alegro que te guste y nos seguimos leyendo =)
MERCEDES: Nop, definitivamente la vida no es justa pero pero sin duda por lo bueno vale la pena la lucha ^^

En verdad, en verdad, en verdad... MIL GRACIAS POR TAN BUENA RECEPCIÓN A ESTE FIC QUE SIN DUDAS NO ES ALGO CONVENCIONAL O HABITUAL ^^. Gracias por los comentarios, las visitas silenciosas, todo!! jajaja Me pone muy feliz saber que les gusta... Wiiii jajajajaja
Ok... me voy a preparar el capi de EITSM 7... seee ya lo tengo pero no tuve mucho tiempo para pasarlo ya q me atrapó la sexóloga =P

Nos leemos pronto!! Besotes y se CUIDAN ;)  
Guada*


¿¿¿COMENTARIOS???

20 comentarios:

  1. He muerto guadi, lo que he sufrido!!!
    Me parten el alma, Edward me parte el alma. Carajo, se me han caido lágrimas porque justo el player se abrió en el tema I miss you. Llore como magdalena.

    ResponderEliminar
  2. Estoy triste, se separaran ¿Qué nuevas consecuencias traerá la separación? ¿Descubrirá Bella los sentimientos que tiene hacia su hermano? ¿Edward cambiará? ....ainsss parezco narrador de novela, esta historia continuará...no ya fuera de broma, tengo el corazoncito apachurrado...y eso que aun no termina la despedida...amo la historia pero en estos momentos estoy sufriendo mucho...

    Besos y nos leemos en el próximo cap.

    ResponderEliminar
  3. Quee sufrimiento mas duro...
    ¿Que pasara cuando Bella se de cuenta de sus verdaderos sentimientos hacia Edward? & ¿Edward soportara estar lejos de Ella?... ahhh estoy ansiosa por segir leyendo esta histariaa...
    Besos&Abrasos Marce

    ResponderEliminar
  4. Shit cuanto dolor,¿que consecuencias traerá esta separación?
    ¿cuanto tiempo sera? ¿isabella comenzara a cambiar? yo creo que si, creo que se volverá mas fría, mas retraída... y ed Dios ed se volverá peor, creo que no soportara tener nadie alrededor, tantas preg guadi y ninguna responderás :/.... excelente cap ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo....que?
    Te mato como me dejas así, que mala y que uñas me voy a pintar si gracias a ti ya no tengo...que sufrimiento están sintiendo estos dos, mi pregunta es Ed llegara a irse?...bueno ya veremos...Saludos y suerte en todas tus actividades diarias...ciaooo

    Cl

    ResponderEliminar
  6. Yo....que?
    Te mato como me dejas así, que mala y que uñas me voy a pintar si gracias a ti ya no tengo...que sufrimiento están sintiendo estos dos, mi pregunta es Ed llegara a irse?...bueno ya veremos...Saludos y suerte en todas tus actividades diarias...ciaooo

    Cl

    ResponderEliminar
  7. INCREÍBLE! escalofríos recorrieron mi cuerpo cuando leí este cap. awww fue hermoso no hay palabras !!! dios!!! morí lentamente haha hace ya bastante tiempo que no leía una novela tan buena y eso que apenas vas empezando no puedo imaginar como se pondrá después!!! de verdad estaba toda emocionada mis sentimientos a flor de piel mientras pasaba lo del abrazo aww morí y reviví y luego volví a morir con el final del cap. me dejaste PICADISIMA! haha bueno te dejo, grax por actualizar y asi :3 te cuidas mucho :D
    NOS VEMOS EN EL PROX. CAP. ^^

    ResponderEliminar
  8. Me gusta cuando reconoces que eres maluca maluca, lo haces a proposito, subes un capítulo así y lo dejas en lo mas interesante... Mala!!!!!

    ResponderEliminar
  9. :'( aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah que horror ÉL SE VAAAAAAAAAA!!!! es tan pero tan triste ;(

    ATT: Rocío G.

    ResponderEliminar
  10. ya vi el trailer ESTA SUPER!!!! y estuve viendo los demás de tus fic muy buenos!!! el que más me llamo la atención fue "el problema de mi sexóloga" muy interesante :)
    ATT: Rocío G.

    ResponderEliminar
  11. Pobre los dos tan siquiera ella tuvo el valor de decirle que lo hiba a extranar :( muy buen capitulo :D

    ResponderEliminar
  12. omg todavia no se va Edward y ya me siento mal ojala no pase mucho tiempo para que vuelva no me gusta nada esta separacion por lo menos ese abrazo va a ser un buen recuerdo ojala Bella se de cuenta pronto de lo que siente por Edward para que pueda entender por lo que él esta pasando en espera del siguiente capi
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  13. te juro que acabo de morir Guadi y creo que seguiré muriendo en cada capítulo por un largo tiempo. Me encanta como escribes, la manera de transmitir sentimientos. por favor quiero leer más
    cariños. sandra

    ResponderEliminar
  14. rayos creo que muero cada vez mas,me encantaaaaaaaa...Gracias nena,sigue asi....Besos..

    ResponderEliminar
  15. chanfle como nos dejas asi ah? ella que...? despues que nos haces hasta llorar por el sufrimiento y sentimientos encontrados vas y nos dejas con el suspenso jumm... jajaja mentira se supone que de eso se trata no? de dejar todo como que =O... en fin espero que puedas actualizar pronto para saber que mas quiere decirle, que no se porque pienso que lo que quiere es pedirle que no se vaya y el pobre ed tenga que vivir doblemente su agonia al tener que separarse de ella =´(

    ResponderEliminar
  16. Opresión, represión para poder decir lo que sienten...

    Ya se que nos avisaste, pero esto creo que a va ser muy duro, mucho más de lo que pensé en un principio... bueno, ahora llega la agonía de la partida, la desesperación por la separación, la huida de la verdad...

    Horror, miedo, de nuevo más opresión...

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. quiero morir morir con ellos... caramba que dolor cuando amar duele no solo en el pecho ni en el alma duele fisicamente que quieres desgarrarte la piel... que por lo menos se den un besito un beso un pequeño roce de labios... seria bonito ahi Dios que no dure mucho ese dolor

    gracias por el capi espero con ansias el siguiente
    Beijos
    Merce

    ResponderEliminar
  18. ahhhhhhh.... muy bueno...!!1

    me encatooo

    ResponderEliminar
  19. muy buen capitulo!! te puedo hacer una sugerencia?? =( uso lentes y esta un poquito arto dificil leer tus capitulos si no separas con un espacio de una linia entre cada parrafo :$ por favor espero lo tomes encuenta =)

    Por otro lado GRAN capitulo, me dejaste llorando en la parte en que Edward la llama Bells!! una duda sabes mas o menos cuantos capis van hacer??

    Bueno saluditos

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube