9 de julio de 2012

El placer del pecado... Capítulo 12

EL PLACER DEL PECADO

"Esta es la historia de dos jóvenes prohibidos desde el mismo instante de su creación.
Una historia de amor fraternal destinada a un caótico fin.
Un amor que simplemente es cenizas antes de que el fuego se encienda.
Un amor corrompido, repudiado, condenado… Un amor de pecado".

***

Capítulo 12

***


CANCIONES DEL CAPÍTULO: 


I Should Go - Levi Kreis
Adore -Paramore
Distance - Christina Perri






***


Afortunadamente o quizás desafortunadamente, todo depende del como se lo mire -y desde quién-, un grito los sacó a tiempo de su burbuja.
―Edward, baja hijo que sino se nos hará tarde para llegar al aeropuerto.
Esme. Su dulce voz cantarina se coló con fuerza entre la nube espesa que nublaba la mente de ambos. Lo justo y suficiente para que sin decir palabras tanto uno como el otro comenzaran a soltarse simultáneamente casi sintiendo dolor al separar con delicadeza cada dedo, mano, brazo… y piel del otro. Doloroso pero necesario.
Sin embargo él ya había caído y desde su caída fue que reunió el coraje suficiente para, en un acto sencillo pero cargado de significado, él elevara una de sus manos y acariciara con una dulzura -desde hace mucho no vista-, una de sus mejillas todavía caliente y sonrosada.
Marcada.
Tatuada.
Quemada… así había quedado ella después de aquellos tan breves pero tan ardientes roces con él. Con Edward… Con su hermano. Aquella marca que vibraba y ardía en ambos lugares de su piel como si hubiera sido abrasada por un hierro candente. Aquella marca que sabía nadie le borraría de sí.
De alguna extraña -y oscura- manera lo supo; ella era de él. Siempre lo había sido pero, ahora, ahora era muy diferente; ahora no lo sentía como su hermano, aquel que la había acompañado desde hacía tanto… ahora, y para su consternación absoluta, ella sentía que lo miraba con la clara adoración y el anhelo de una mujer ¿Dónde había quedado su niña? Por Dios, ella no quería enfrentar esto, en verdad quería huir de sí misma pero ¿Cómo hacerlo si eso significa dejar aquello que más anhelas y amas?
Confusión.
Miedo.
Terror.
Y él lo sintió.
Edward sintió como ella de pronto se tensó entre lo que quedaba de ella en sus brazos y como aquella luminosa mirada se desenfocaba para poner cara de miedo y asombro absoluto.
Se sintió enfermo.
Por alguna extraña razón ella recién había caído en la cuenta de lo hecho, y él sabía que ella lo odiaría por atreverse a aquello, por demostrar en su mirada todo lo que en verdad quería de ella. Y por sobre todo, por meterla en aquel dilema que desde un principio había sido culpa suya y que como un idiota había… ¡DIOS!
Necesitaba relevarla de aquella carga.
Necesitaba que para ella todo siguiera como siempre.
Porque él sabía que si ella sintiera toda la confusión de él -ni hablar de sus sentimientos-, ella podría decidir alejarse completamente de él… Y eso era algo que él no podría soportar. Nunca. A pesar de la distancia que de ahora en más habría entre ellos, él necesitaba saber que ella aún lo mantenía en su corazón con aquella fuerza extraña y potente que se habían demostrado desde niños y que, a pesar de haber disminuido un poco por su culpa durante estos últimos años, él sabía que seguían allí por el simple hecho de que así era ella. Ella amaba con intensidad… y con sinceridad absoluta y, aunque Edward sabía que él no merecía aquello; lo quería.
Aquel sería su acto egoísta para con ella.
Amándola como la amaba él se aprovecharía de ello. Sabiendo de su cariño -aunque fuera fraternal para con él- él, en su muy pronta soledad, imaginaría que era un verdadero amor lo que ella sentía y se perdería en sus fantasías. Fantasías en la que ella le correspondía y en las que él podía amarla de todas las formas en las que un hombre puede amar a una mujer.
Sí. Él sabía que se engañaría a sí mismo, pero aún sabiéndolo él estaba más que feliz con ello. Y era por eso que él necesitaba verla con aquel cariño por él en sus ojos hasta el último segundo antes de tomar su vuelo.
Él no quería verla confundida, retraída y quizás hasta temerosa de acercarse a él. No. Básicamente aquel fue el motivo por el cual recurriendo a todas sus fuerzas se obligó a actuar lo más natural que pudo -quizás hasta sobreactuando un poco-. La tomó nuevamente entre sus brazos pero esta vez de forma más brusca, tensando los músculos para no recaer en aquel llamado que lo tentaba a trazar con sus manos cada curva de su cuerpo. Estrujándola contra él para luego alejarla de la manera más natural que pudo forzar.
Y se separó resistiendo cada impulso de su cuerpo.
Y la respiración se le cortó por el dolor que sentía en la distancia.
Y la mente se vio embargada de imágenes traicioneras en las que fantaseaba con reclamarla como suya.
Y se odió aún un poco más.
Cada día, a cada hora… a cada instante terminaba por demostrarse cuan débil y ruin era, cuan desesperadamente necesitaba poner distancia con ella para no terminar cometiendo una completa locura.
Dios ¿Qué mal había hecho en su vida anterior para merecer una nueva vida llena de tan completa tortura? Vivir sin ser amado -al menos no de la forma que él anhelaba-, vivir bajo las sombras, vivir para verla a ella siendo amada por alguien más… ¡Oh Dios! Apenas se le había ocurrido eso -pensó el joven lastimosamente sintiendo como su cuerpo entero se congelaba.
― ¿Ed? ―le llamó la joven suavemente al ver el rostro pálido y sin vida de su hermano delante de sí.
― ¡Edward, Bella! ¡Ya bajen chicos que se nos hará tarde! ―gritó Esme desde lo que suponían sería la escalera que estaba al final del pasillo.
Lo bloqueó. Él bloqueó ese pensamiento, no podía con él ahora. Nunca. Ya vería como desaparecer de su vida en el momento que aquello ocurriera porque, si de algo estaba seguro, es de que ese día llegaría por el sencillo hecho de que Isabella era una mujer que creaba grandes amores y que era seguro que algún día encontrara a quien se desviviera de amor por ella, alguien a quien ella si le estuviera permitido amar… Y ese día él saldría completamente de su vida.
Allí lo decidió y así se quedaría.
Sería lo mejor.
Ya hoy había casi terminado por cruzar aquella línea imaginaria que separaba su vida de la de ella por razones más que bien fundamentadas. La sangre.
Maldita sangre escarlata que encarnaba su piel.
Maldito elixir de vida que lo condenaba a un exilio preso de sí mismo y de su amor pecador.
Maldito su padre por crear un ser tan perfecto y tan fuera de su alcance.
Maldito él por tener una mente tan perversa y un corazón tan traicionero.
Maldita ella por eclipsarlo cada día un poco más con su inocencia y embrujarlo a cada instante un poco más hasta hundirlo en el amarre de sus cadenas. Por nublar su mente con sus cánticos de sirena de inframundo.
¡Malditos todos! Malditos, malditos… ¡Mil veces malditos!
Por condenar un amor que sería perfecto.
Por hacer pecador a quien ama de verdad.
Por negarle su sabia de vida como agua al sediento.
¡Malditos! Maldito… ¡Maldición!
Su cuerpo moría de agonía por acercarse una vez más y simplemente no volver a soltarla jamás. Pero lo hizo.
Una vez más hizo todo lo contrario a lo que quería.
Falta poco -rezó en su cabeza para auto-infundirse valor-. Valor del cual carecía ahora.
Esbozó una sonrisa que esperó fuera o al menos luciera ligera. Supo al instante que no fue así.
Isabella se abrazó a sí misma en cuanto el calor que la había embargado al contacto con Edward había desaparecido. Necesitaba sentirse reconfortada, aunque no supiera bien el porqué.
Necesitaba de él. De su calor. De su presencia.
Quiso gritar.
¡No te vayas! ¡Quédate conmigo! ¡Ya te extraño! ¡Me muero aquí sin ti! No puedo… mas nada salió de sus labios. Ningún sonido fue forzado a salir de su garganta. Nada más allá de la tristeza infinita que embargaba sus delicados rasgos.
La realidad una vez más ganó en ellos.
¿Qué decir?
¿Quédate? ¿Para qué?
Dime que me quede ¿Para qué?
Me muero sin ti ¿Cómo explicarlo?
Me duele tu silencio ¿Cómo decir que se ahogaba en palabras que no comprendía?
No.
Por una vez, aunque la tortura pareciera interminable, el silencio fue su aliado. Nada dicho que no pudieran manejar, nada dicho que los lastimara aun más. Nada. Y eso de una forma u otra los mataba por dentro.
Cómo hacerle sentir al otro la magnitud de su amor.
Amor de hermanos, sí.
Amor del tipo en que alguien especial marca tu vida y tú lapidas su altar en ti. Sí.
Amor, de fe, de creer, de saber… Amor incondicional. Sí.
Pero, ése amor que él ya sabía poseía por ella y que anhelaba fuera recíproco, aún no existía… Nunca lo haría.
Y él lo sabía, así que, para llevarse consigo el mejor recuerdo simplemente dejó de lado -por un momento al menos- al hombre que latía insistente en él y se enfocó en ser tan solo… aquel que sabía debió siempre limitarse a ser.
Su hermano.
Aquel libre de tomarla con un brazo por los hombros y girarla guiándola hacia las escaleras.
Aquel que podía reír fácilmente ante los rostros asombrados de sus padres al caer así junto a ella en la cocina aunque sintiera como las lágrimas caían dentro de él como si fueran un cruel ácido puro entrando en su sistema.
Aquel que era capaz de hablarle sin insultarla por el simple hecho de querer atesorar un poco más del sonido de su voz.
Aquel que se sentía atrapado y sin salida al ver que la hora en que ya no la vería se acercaba por fin.
Y el hermano se fue.
El hombre volvió.
Volvió sintiendo como dejaba allí una parte de sí al soltarla del abrazo más fuerte y prolongado que se haya visto jamás.
Volvió cuando la última llamada a su arribo tuvo lugar y supo con cruda conciencia que ya no había marcha atrás.
Si esto era a todo o nada, él había escogido la nada.
¿Por qué? Fácil.
Porque de su nada nacía su todo.
La nada era su tristeza; y de su tristeza nacía su felicidad que era saberla feliz y tranquila.
La felicidad de su Bella.
De su por siempre hermana.
De su por siempre amada.
***
Respuestas del cap anterior:
HEBE, NYDIA, : No saben lo lindas que se me hicieron sus palabras (como fueron parecidas les respondo a dúp jejeje espero no se me ofendan)^^ Me alegra muchísimo que puedan 'sentirla'... 
CINDY: Pues mucho mejor eso que el daño a tus pequeñas uñitas jejeje ;)
ROMY: Ow síiiii, y ése es mi propósito, que lo sientan en la piel jejejeje
PATY: Ufff.... no puedo decirte mucho!!! *_* jejeje verás en este y en los próx...
ILUVLIL: Wooow, desde USA?? Jajjaja Siempre los leo y trato de contestar ;) Ya que ustedes se toman el tiempito siento que se los debo jejeje
MIRANDA: Hola Perú!!! Jejeje... Y sí, ese beso será un recuerdo tan agridulce... amado y odiado =/
ALEJA: Jjajaja Sip... la PACIENCIA será algo esencial para este fic =SSSSS
SANDRA: Muchas gracias por tus palabras. Lo cierto es que en verdad todo es tan 'ambiguo' aquí. Uno puede decir que está mal visto desde lo moral o incluso algunos desde su religión, pero ¿Quién puede negar que este amor en verdad es puro y sincero? ¿Qué ellos no merecen una oportunidad para jugarse por él? ¿Qué lo de ellos es una blasfemia, un pecado? ¿Quién puede juzgarlos en verdad diciendo que es impuro y aberrante? ;)
DANY: Mmm... la verdad es que falta mucho aun por pasar. Mucho, mucho.
NANAMI: Owww en verdad lamento n poder ponerlos =/. Lo intenté pero ya vi que no quedaron  ¬¬... Igual y lo pudes leer en FF, aquí a la derecha donde dice mis enlaces está FF.net y allí están todas mis historias. Va yendo más atrasado pero es semanal igual y quizás te convenga para leer más tranquila... ^^

Ok, definitivamente Blogger no me deja poner los adorados espacios =( pero bueno, lamento eso pero no puedo hacer mucho =/... Owwww q opinan de nuestro Ed?? Cómo hizo tripas corazón y se portó de pronto como cualquier otro hermano por ella ='( muy triiiiste buuuuuu...
Como siempre me alegran muchísimo sus hermosos comentarios... soy completamente feliz de saber que en verdad les llega esta historia por como la escribo. Lo sé, a algunos les resulta 'aburrido' o ya 'demasiado' pero creo que esta historia es algo más... el describir todo, bueno, digamos que también me estoy retando a mí misma con esto ^^... Ahora sí, nos leemos en el próx. Besotes enormes para tod@s y cuídense mucho ;)
*Guada*

¿¿¿COMENTARIOS???

13 comentarios:

  1. Quiero llorar....
    La ama tanto como para alejarse, tan doloroso, tan bello...
    Me matas Guadi...

    ResponderEliminar
  2. guadi me matas, quieres sacarme canas verdes verdad?... Dios tanto dolor no puede ser cierto... guadi escribes genial :D espero el prox cap

    ResponderEliminar
  3. Hay no quiero llorar por Bella y Edward Los dos estan sufriendo :( si vivo en California y me encantan tus historias :D

    ResponderEliminar
  4. Que amor mas hermoso, ese que a pesar de todo piensa primero en l a otra persona que en uno mismo, que dolor el de ambos sentirse así y no poder disfrutar...Saludos y suerte en todas tus actividades diarias...ciaoooo

    Cl

    ResponderEliminar
  5. rayos nena adorooooooo esta historia es como si se te metiera por los poros y sintieras cada respiro,suspiro y deseos de ellos al separarse ,me quedo corta de palabras,sencillamente me encantaaaaaaaaaaa...Gracias bebe....Cuidate ...Besos...

    ResponderEliminar
  6. omg todavia no se va Edward y ya lo extraño de verdad espero que el tiempo pase volando para que regrese no me gusta ver la manera en la que esta sufriendo y no nada mas él falta ver como le va a Bella ahora que Edward ya no este en espera del siguiente capitulo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  7. simplemente devastador, este amor prohibido, duele y mucho, pero en el nombre del amor, ellos deben de crecer y madurar y así verán claramente como afrontar el rechazo y la hipocresía de la gente q los rodea, deben de prepararse, les hará bien esta separación aunque sera horrible la incertidumbre q pasaran, pero el amor lo puede todo y mas cuando es verdadero, venga de quien venga, te sigo leyendo q bello es tu fic, aunque la tragedia y el drama esta a flor de piel!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. XD ES DEVASTADOR UN AMOR QUE ESTA DESTINADO A NO SER OJALA LA SEPARACION SIRVA DE ALGO..........CAUTIVANTE ESTA HISTORIA.

    ResponderEliminar
  9. Este cap es doloroso me duele mucho esto, ay Guada lo que se viene es duro, si estoy llorando ahora, lloraré como una magdalena...

    Como me duele que su amor se condene y sea un pecado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. jaja si ya no importa me lo aguanto XD ... y NOP, no puedo leerlo en FF sabiendo que aqui en tu blog esta mas avanzado XD la impaciencia me mataria jajaja
    Oh una duda que dias actualizas esta historia? o es simplemente cualquier dia de la semana??

    Bueno saludiitos y el capitulo estuvo MUY emotivo... se me puso una oprecion en el pecho cada que leia Pobrecito mi Eddy =(
    Espero leerte pronto

    ResponderEliminar
  11. MUY EMOTIVO !!! BELLA DEBIÓ DECIRLE ALGO DDDD:
    SIGUELA PLIS ME ENCANTA!!!!!!!!!
    NOS VEMOS EN EL PROX CAP.^^ CUIDATE(:

    ResponderEliminar
  12. ¡carajo nena!, el nudo en la garganta no deja salir los suspiros que tengo atorados. Edward es un amor y está sufriendo tanto y por tanto tiempo, me da tanta pena y todavía falta que sufra Bella por amor, ahora se da cuenta de que lo ama como mujer y empezará a sufrir ella también, aunque me cuesta concebir que ella sufra más que Edward, él es poéticamente triste y desgraciado, espero que con el tiempo puedan aceptar del todo el amor que sienten y puedan quedarse juntos
    cariños. sandra

    ResponderEliminar
  13. =O se fueeee =(... conchale guadi inventate algo para que resulte despues de tanto sufrimiento que no son hermanos nada y puedan estar juntos estos dos seres siiiii =)

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube