27 de diciembre de 2012

Una deuda con el destino... Prólogo



DISCLAIMER: Los personajes pertenecen al maravilloso mundo de JK Rowling y la historia es de mi autoría.

RATED: MA
PAREJA: HARRY POTTER Y DRACO MALFOY
ADVERTENCIAS: Algo de lenguaje adulto, SLASH -ES DECIR RELACIÓN HOMBRE/HOMBRE-, escenas de sexo explícito y MPREG... sI NO TE GUSTA ALGO DE ESTO NO LEAS.

- Prólogo -
-No... ¡NOOO!
El grito resonó crudo en la privacidad de la medianoche. El joven gritó y gritó hasta llegar al punto de sentir que su garganta se desgarraba.
Por fin, luego de unos terroríficos segundos en los que su mente aturdida tardó en quitarse la típica desorientación del siempre aclamado sueño, él pudo ver que realmente fue tan solo una pesadilla. Una de las tantas que ya había tenido. Una de las tantas que sabía habrían de venir.
Era una especie de macabra suerte que hubiera recordado poner un firme y potente hechizo silenciador alrededor de su cama. Ya bastante tenía con sus eternas noches plagadas de sueños traumáticos como para además tener que añadirle la culpa de andar despertando a sus compañeros, aquellos que habían sobrevivido y que también cargaban sus propios demonios, y la mortificación de mostrar tan crudamente la evidencia de que en realidad no estaba tan bien como solía responder día tras día. Sabía que de haberlo olvidado ellos jamás se habrían quejado pero, aun así a él le molestaba. Porque, si había algo que él no quería, era ser una molesta carga. Para nadie, pero en especial no para los pocos conocidos y amigos que aun tenía. Era lo único que le quedaba.
Sí, el podía ser para todos el jodido niño que vivió. El niño de oro. El gran salvador del mundo mágico... pero, internamente, Harry aun seguía siendo tan solo un adolescente que seguía aterrado por todo lo que le había tocado vivir y aun más aterrado de ver como la gente, al pensar que era demasiado especial, lo dejaba de lado. Su miedo más grande era quedarse solo... Y era un miedo que se estaba haciendo demasiado real.
Lo veía. Lo sentía. Día con día.
Siendo realistas él sabía que lo estaba. Sus padres, su padrino. Prácticamente todos los integrantes de la legendaria Orden. Dumbledore. Todos aquellos que, de alguna manera, habían ocupado y representado el lugar de pilares en su vida... Y ya no estaban. Y eso pesaba.
Ahora, en aquellos momentos de extrema soledad se hacía demasiado evidente que estaba solo. Él no tenía a quien acudir, a quien llorarle las grandes penas que cargaba. No tenía a quien rendirle cuentas si hacía algo que sabía estaba mal. Y, aunque a muchos pueda parecerle algo bueno, no lo era, no al costo que Harry había pagado.
Sí, tenía amigos, pero no era lo mismo. Nunca lo sería. Así como tampoco lo era compartir sus padres. Amaba a Ron y a Hermione sin dudas, pero sin poder evitarlo también los envidiaba un poco. Ron, quien siempre se quejaba de sus hermanos y del poco dinero que tenían, pero que a la vez tenía eso que Harry tanto añoraba. Una madre que siempre estaba y un padre que los amaba y se preocupaba en enseñarles el bien y el mal; y Hermione, quien tras la batalla había ido corriendo hacia Australia _que era donde había enviado a sus padres_ para devolverles sus memorias y recuperarlos como padres. Restableciendo el lazo con los suyos y dejando atrás el triste momento en el que tuvo que hacer que la olvidaran. Emocionada de poder volver a tenerlos con ella. Algo que Harry no podría hacer nunca, hiciera lo que hiciera.
Justamente ese día se cumplía exactamente un año de la ‘gran batalla’.
Día también en el que alcanzaba sus dieciocho años y así también su mayoría de edad.
Día en el que debería de ir a la fiesta que haría el ministerio en conmemoración a los caídos y a usarlo a él como imán para juntar votos para los postulantes a ministros como Fudge. Sabía que todos lo esperaban; para mirarlo, ya fuera como un bicho raro, un lord oscuro en potencia, o el adorado niño salvador. Como fuera... Ése era su día. Ése día era completamente libre. Ya nadie podría enviarlo de nuevo con los Drusley. Ya nadie podría ordenarle donde ir o no, qué hacer o que no por lo que suponían ‘su bien’ aunque muchos apenas si lo conocían.
Él ya había cumplido _se dijo_. Finalmente podría ser tan solo Harry. Deseaba, ser tan solo Harry. Nada más. No pedía nada. Ni pasado, ni apellido. Nada que lo ligara una y otra vez a recordar tanta tragedia. Tanto dolor.
A pesar de todo. A pesar de lo que pasara, creyeran o dijeran, ése era el día en el que dejaría aquel lugar que le dio acogida por tanto tiempo. Aquel que le dijo quien era y le dio la ilusión de vivir en la magia. Pero también el lugar que encerraba tantas mentiras, tantos secretos.´Era el día en que dejaría Howgarts.
No fue para nada una decisión planeada, y sin embargo, en el instante en el que la idea tomó forma en su cabeza supo que era lo correcto. Si algo más debía de pasarle sería solo a él. Por y para él.
Así fue como, tomando las pocas pertenencias propias que tenía en aquel cuarto fue mirando atentamente cada centímetro a su alrededor. Juntando memorias de cada rincón, intentando grabar en lo más profundo de su memoria cada segundo vivido y compartido allí... porque algo le decía que pasaría un largo tiempo hasta que pudiera, o más bien quisiera regresar. Aun había mucho que afrontar para él, mucho que crecer y madurar en cosas que antes ni pudo pensar.
Con una simple muda muggle por debajo de la toga de quiddich de Griffindor, Harry tomó el pequeño bolso y cerró la puerta tras de sí al salir del cuarto, al salir de la torre de su casa, al salir...
Era su momento así que, sin mirar atrás, él solo caminó observándolo todo con mirada ávida por detrás de sus ya conocidos lentes, saludando a diestro y siniestro a su paso por los tantos pasillos y sin detenerse ante nadie. No lo haría hasta que no llegase a donde quería, a donde su instinto le guiaba.
Caminó unos cien metros de aquel enorme castillo yendo por el acceso principal, y se giró. Se giró para observar una vez más aquella impresionante e imponente estructura.
Sonrió.
Recordó.
Suspiró.
Y, en un rápido pestañeo, se desapareció...
Bueno, espero sus opiniones a ver si la idea es de su agrado. Ciertamente esta pareja me encanta, MUCHO aunque creo que aun más me gusta un Harry con Lord Voldemort ¿Retorcido? Seguro!! Quizás por eso me han llamado la atención jejejeje
Como sea, espero que les guste y dejen alguna que otra opinión al respecto ;)
Besitos!! 
*GUADA* 

1 comentario:

  1. INTERESANTE, ESTA PAREJA ME GUSTA MUCHO, TE SIGO :) LO SUBIRAS A FF??????

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube