23 de febrero de 2013

EL HEREDERO DE LA MUERTE


Disclaimer: Los personajes pertenecen a JK Rowling y la historia es de mi autoría. NO permito copias o publicaciones de ningún tipo.

*EL HEREDERO DE LA MUERTE*

PAREJA: Harry Potter y Lord Voldemort.
RATED: MA
ADVERTENCIA: AU. Algo de OOC. SLASH -es decir relaciones homoeróticas-, lenguaje adulto, escenas explícitas. Dark Harry. AU. EWE. Algo de DOM Harry. Posible MPREG -no es seguro aún-.
AVISOS: Aquí Dumbledore sigue vivo -se explicará más adelante el cómo y porqué. Personajes propios. Herencia -no creature fic-. Sinceramente van a tener que leer para entender...

PRÓLOGO

"Yo maté a Sirius Black. Yo maté a Sirius Black..."

Podía escuchar ese maldito canto una y otra y otra vez desde lo más profundo de su mente. No había forma de esquivarlo. Ninguna manera de pararlo o evitarlo. Y luego, justo detrás y sin demora, venían las imágenes. Aquellas imágenes que tanto lo habían cambiado. Primero viendo a Sirius ante él con esa sonrisa rota. Luego al caer sin retorno hacia el velo.

Volvió a sentir el deseo.

El deseo. Aquel deseo irrefenable y oscuro que le susurraba que matase, que silenciara de una vez por todas y para siempre a aquella maldita perra loca que tan cruelmente había matado y robado a la última persona que consideraba su 'familia'. El único que lo quería con él. El único pobre pedacito de sueño que había logrado tener, conservar. Aquel que había formado el principal componente de un sueño que siempre añoró como una familia real.

Revivió entonces el momento exacto en el que se perdió. El momento en el que todo ese... odio... todo ese sentimiento llameante y abrasador le recorrió el cuerpo por completo y lo arrastró a un lugar del que sabía ya no habría vuelta atrás.

Pudo ver como aquellos brillantes ojos negros perdían aquel brillo inequívoco de la locura y momentos más tarde el de la vida misma. Pudo ver como, por primera vez, era él quien quitaba una vida.

Pensó que seguiría con el recuerdo, pero pronto descubrió que el sueño había terminado.

Lamentablemente había terminado por el intenso dolor que se había apoderado de su cuerpo.

El sudor y las lágrimas cubrían su rostro. El dolor creciente nublaba su mente.

Fue una larga noche.

Una noche agónica.

.

Silencio.

Todos sus sentidos estaban alertas.

Esperando.

Finalmente, tras notar que no podía oír nada que lo oriente, comenzó a revolotear los ojos y vio que no veía nada. Oscuridad. Su cuerpo solo parecía estar suspendido en medio de una espesa y oscura nada en la que solo podía verse, o más bien sentirse, a sí mismo. Era confuso.

Por suerte había algo en él que le decía que aun veía y que solo era la densa negrura a su alrededor lo que le impedía ver porque, por un momento en verdad temió haberse quedado ciego. No sabía de donde venía esa seguridad innata pero así era. No había nada. No había nadie.

¿Acaso había muerto? ¿Era eso? El dolor que sintió... Quizás alguien finalmente lo había matado ¿No?

'No estás muerto' dijo una voz en su cabeza.

― ¿Quién... ? ¿Quién eres? ¿Qué eres?

Nada pudo protegerlo entonces de la intensa y llameante luz roja que de pronto barrió con la inmensidad de la nada.

Esa noche, justo en el segundo posterior al término del 31 de Julio, con sus ya diecisiete años encima y luego de haber sido hábilmente rescatado por todos sus amigos, disfrutar de un anodino cumpleaños junto a los Weasleys en Grimauld Place él... desapareció.

Harry Potter de pronto solo... no estaba. De pronto estaba... solo. Ni más ni menos.

Nadie le vio sacudirse de dolor desde que la noche anunciaba la última hora de su cumpleaños. Nadie vio su rostro empapado de lágrimas.

Nadie lo escuchó gritar.

Nadie nunca notó como la luna nueva brilló en su oscuridad reclamando su legado.

Para bien o para mal...

Esa fue la noche en la que el conocido y aclamado Harry James Potter dejó de existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube