25 de febrero de 2013

Renacimiento... Prólogo



Disclaimer: Los personajes pertenecen a JK Rowling y la historia es de mi autoría. NO permito copias o publicaciones de ningún tipo.

~*~ RENACIMIENTO ~*~



PAREJA: Harry Potter y Lord Voldemort -quizás un ligero Harry/OC.
RATED: MA
ADVERTENCIA: AU. Algo de OOC. SLASH -es decir relaciones homoeróticas-, lenguaje adulto, escenas explícitas. Dark Harry. EWE. Algo de DOM Harry. Posible MPREG.
AVISOS: Personajes propios. Herencia -no creature fic-. Sinceramente van a tener que leer para entender...

N/A: IMPORTANTE: Seré honesta, escribo para desahogarme de todo, incluso de otros escritos, así que puede que apeste para las actualizaciones. Puedo tardar -y hablo de horrores de tiempo-, pero si empiezo la historia me comprometo a terminarla SEA CUANDO SEA. Dicho esto espero que disfruten de esta nueva locura oscura y que me dejen sus impresiones o comentarios.

~*~ PRÓLOGO ~*~

Era tarde. El ocaso ya se iba y dejaba a su paso las primeras luces de estelares constelaciones ancestrales.

El aire se sentía pesado. Denso. Era húmedo al punto en el que presagia una evidente tormenta mientras que la corriente de la brisa era mínima y no hacía absolutamente nada para mitigar aquel calor bochornoso y abrasador.

Y a él ni siquiera le importaba ya.

No le importaba tener aquellas gotas de sudor recorriendo todas las partes de su cuerpo. No le importaba que la poca y andrajosa ropa que llevaba se le pegara a la piel debido al sudor que la empapaba.

No le importaba nada en realidad.

Harry se encontraba acostado en aquella habitación cutre y sobre aquel pordiosero colchón, intentando por todos los medios que su mente dejara de pensar. De recordar. Tan solo eso y no pedía ya nada más. Olvidar.

Lo único que podía anhelar, en lo único que podía imaginar desear en esos momentos era olvidar. Él quería dejar de sentir. Olvidar y evadir ese dolor constante, creciente y latente en el que se había convertido su vida; ese dolor que lo carcomía y corroía a cada milésima de segundo porque ¡Maldición! El dolor. El dolor era algo tan perversamente poderoso, era algo que, si dejabas que te ahogara demasiado pronto uno podría sentirlo transformarse en algo más... mucho más... Enojo. Ira.

Sí. El dolor rápidamente podría convertirse en eso; y con él, el rencor, la furia ciega e irracional.

El deseo de venganza.

El odio.

Sí.

Presa del dolor uno era mucho más accesible a doblegarse a aquellos insanos sentimientos oscuros.

Sin embargo en aquellos momentos él solo buscaba paz.

Buscaba contención. Calma.

No lo tuvo pero, como siempre, Harry James Potter se lo tragó. Se tragó el miedo y la desconfianza. La furia y la decepción. Se tragó todo su dolor, porque, aunque él no lo fuera a reconocer nunca en voz alta ante nadie, Harry sabía que últimamente él estaba demostrando ampliamente el porqué el sombrero seleccionador quiso en su momento vestirlo de verde y plata. Porque su máscara de indiferencia y apatía era impecable. Porque a pesar de los insultos, agravios, golpes, pullas y... eso, porque a pesar de TODO, él aun permanecía impasible.

Se sentía como una olla de presión, haciendo un esfuerzo quizás sobrehumano para, simplemente... aguantar.

El porqué, a pesar de que el dolor alimentaba su enojo y que este lograra hacerle hervir la sangre en sus venas el permanecía FRÍO.

Sí, este verano, el famoso rey de los leones Harry James Potter era más que nunca una serpiente. Una indiferente, fría e impasible serpiente que se agitaba furiosa desde la oscuridad de su mente. Lista para el ataque y a la vez, paciente, a la espera... esperando entre las sombras difusas el momento. SU momento.

Con recelo.

Con anhelo.

Sin embargo, una parte de él -una gran parte de él-, sabía, simplemente sabía, que el momento que tanto deseaba posiblemente nunca llegaría por el simple hecho de que esa era la historia de su vida. Él no podía tener cualquier cosa que quisiera o deseara. Nunca había sucedido y no veía el motivo por el cual fuera a cambiar ¿Por qué su 'querido' destino habría de cambiar? ¿Cuánta más tragedia tendría que soportar?

Demasiado pronto fue que la amarga respuesta estuvo frente a él.

Demasiado pronto... y él deseó jamás haberse hecho esa pregunta.

La historia de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube