21 de mayo de 2012

El placer del pecado... Capítulo 5


EL PLACER DEL PECADO

Esta es la historia de dos jóvenes prohibidos desde el mismo instante de su creación.
Una historia de amor fraternal destinada a un caótico fin.
Un amor que simplemente es cenizas antes de que el fuego se encienda.
Un amor corrompido, repudiado, condenado… Un amor de pecado.



Segundos, minutos, horas. Días, semanas, meses.
Torturas infinitas en su cercanía y lejanía. Demasiado cerca, demasiado lejos. Demasiado inalcanzable para él. Siempre.
.
.
Isabella desde su mundo cambiante, veía como día a día su hermano -aquel por el que se desvivía desde el mismo instante en que lo había conocido-, se alejaba de ella y de todos. Veía con creciente dolor como él se perdía a cada segundo un poco más. Y se veía a ella como alguien que no podía hacer nada por llegar a él, porque ¡Dios! Lo amaba, era su hermano, pero hubo veces –demasiadas veces-, en que secretamente no entendía las emociones que la embargaban hasta dejarla ofuscada al verlo, porque después de aquel momento en el que comenzaron a alejarse ella sentía secretos entre ellos, secretos que no estaba segura de querer saber o asumir. Su mente aun demasiado tierna y joven, inexperta, le anunciaba con firmeza que no era el momento. Y sin embargo, el dolor de sentirlo tan lejos le creaba un nudo en medio de su pecho, como si lo estuviera perdiendo.
Escape.
Libertad.
Abuso.
Ella veía como su hermano de pronto se veía abatido y como las peleas con sus padres comenzaban a ser demasiado frecuentes para su gusto. Su padre y Esme –a quien había llegado a querer con locura- tan solo repetían lo mismo una y otra vez ‘es una fase’, ‘está en la adolescencia’ ¿Acaso era ella la única en notar que había algo muy profundo que lo estaba atormentando? Al parecer así era, y no sabía que hacer con ello.
El cambio.
Ropa más oscura, salidas sin horas ni destino. Cigarrillos y alcohol. Ropa rota y cara golpeada.
Oh sí, sí y más sí.
El niño que ella había conocido y prácticamente venerado se había ido sin decir adiós y este chico que se presentaba ahora ante sus ojos –cuando lo veía- era algo que ella no sabía como tomar. Él se mostraba distante, problemático, turbado. Problemas y más problemas llegaron a su puerta y a sus oídos. Sí, porque aunque todos parecían olvidarlo –él más que ninguno-, ella tenía oídos y escuchaba perfectamente. Isabella escuchó e incluso llegó a ver algunos de sus momentos, ahora que estaba en el mismo instituto que él podía verlo de primera mano y, aunque no quisiera reconocerlo nunca, esto le asustaba un poco.
Chicas.
Chicas y más chicas desfilaban por entre sus brazos cada día, siempre distintas, siempre acordes a el nuevo él. Chicas con vestimenta ajustada y ligera, con pechos ya bien formados y definidos, con labios pintados y adornos varios.
La sola visión le hacía sentir el estómago revuelto, le hacía sentir físicamente mal, demasiado mal, demasiado evidente.
Los rumores allí eran varios, y ella, por más que le doliera en el alma, por más que le dejara un regusto amargo muy similar a la bilis y que poco a poco le fuera rompiendo un poco más el corazón, ella se esforzaba en escuchar y enterarse de cada uno de ellos.
Sí, era masoquista, lo sabía, pero aquella era ahora la única forma de saber que era de su vida ahora; que hacía él y que le pasaba porque, a pesar de aun vivir bajo el mismo techo; la distancia, el abismo que se había creado entre ellos era inmenso, demasiado como para que en este punto una charla lo arreglara, demasiado para lo que ella a sus casi catorce años pudiera hacer frente.
Fiestas.
Fiestas en las que luego se enteraba que él había estado y había tomado hasta quebrar junto a algún árbol para descargar todo el alcohol ingerido. Fiestas donde luego sabía que había estado con alguna de aquellas golfas del instituto, la que fuera, ya no había distinciones ni pretensiones por parte de él al parecer. Ella sabía que ya se las había follado a casi todas las de su curso, a las de los últimos cursos e incluso a algunas de un curso menor. Ya hasta sus amigas estaban locas por figurar en su radar y Bella sentía rechinar sus dientes cuando alguna de ellas le preguntaba descaradamente si no la ayudaba a levantarse a su hermano.
Edward Cullen se había vuelto el niño malo del instituto; siempre mezclado en peleas por lo que fuera, siempre escapando de clases para ir a follar con alguien o para ir a tomar algunas cervezas a la casa de algunos de sus perdedores amigos a pesar de ser pleno día y a pesar de que él debía de llevarla a su casa según sus padres, cosa que en realidad él solo había cumplido el primer día porque sin dilaciones le había dicho que él tenía una vida y que no podía hacerse cargo de ella como un jodido niñero –palabras textuales, palabras que la hicieron llorar en la intimidad y privacidad de su habitación-, por lo que ella sin mediar palabra y sin abrir la boca había comenzado a tomar cada día el autobús de regreso a su casa. No hubo nada que hacer a la ida ya que como salían de su casa a la misma hora sus padres debían de verlos partir juntos. No importaba, el viaje se hacía demasiado corto a la velocidad fantasmal a la que él conducía y, tristemente, él al segundo de subir se colocaba su ipod y la evitaba como a la peste.
Dolía. Dolía mucho.
El saber que quizás un día toda esa juerga le pasara factura, el saber que cualquiera de esas zorras le podía contagiar algo, el saber que cada vez que se iba podía llegar a ser la última que lo viera. Todo lo que él hacía ahora le dolía en el alma, pero sobre todo en su frágil y todavía soñador corazón.
Ella lentamente dejó los juegos y risitas por libros y tranquilas sonrisas, dejó los dibujitos y las figuritas por su diario y sus escritos. Se convirtió en una joven tranquila y paciente, una chica bonita y sosegada que siempre quería y buscaba ayudar, que siempre estaba dispuesta a escuchar y a estar. Siempre y para todos, menos para quien más lo necesitaba. Él, quien no la dejaba entrar y escuchar sus problemas, él quien ya no dejaba acercarse a nadie.
Sus amigos apenas lo conocían, no conocían al verdadero Edward, solo a aquel bastardo que él se esforzaba en mostrar y proyectar, nada más.
Oh, como le dolió cuando se enteró que se había acostado por primera vez con una de las animadoras. ‘Nada lindo nada especial, quien necesita esas estupideces cuando su coño está impaciente por tu polla’ dijo él riendo a su amigo sin saber que ella, detrás de la pared que dividía las aulas estaba escuchando todo, tratando de reprimir una mueca de repulsión que nacía de lo más hondo de su ser. Aun así, Bella pudo notar el dolor escondido tan tales frías palabras, la sorpresa y quizás, si no se equivocaba, hasta un dejo de desesperación ¿Por qué? ¿Por qué no esperó a encontrar a una chica linda y buena que lo calmara y le diera una hermosa primera vez como siempre habían deseado? Bueno, técnicamente nunca hablaron de sexo, a lo más que llegaron por la edad fue a hablar de besos, besos que ya no eran inocentes y que se decía que eran todo un cambio. Cuando Edward le contó a sus once años como se había visto obligado por un juego a besar a Tanya, una niña que lo perseguía siempre diciendo o más bien exigiéndole que fuera su novio. Pero, incluso en aquel entonces él había dicho fervientemente que él solo estaría a gusto cuando encontrara a una niña tan bonita y buena como ella y que entonces la querría y cuidaría para siempre. Incluso la consoló cuando ella se puso triste al entender que de seguro la querría más que a ella. Ahora, ahora quería matar a aquella tonta niña que no aparecía cuando su amado hermano más la necesitaba ¿Por qué no esperó? Estúpida niña ¿Porqué no aparecía? ¿Acaso no sentía que su hermano la necesitaba?
Isabella no entendía como su hermano pudo perderse tanto y convertirse segundo a segundo, día tras día, año tras año, en aquella persona que hacía temer a muchos y que a ella daba pena. Si tan solo fuera mayor y pudiera hablar a la par de él, pero no, él tan solo se burlaría de su inocencia ahora, tal y como siempre hacía desde hacía ya un par de años…
Deja la pendejada Isabella eres demasiado niña para saber’
‘Eres tan inocente que aburres’
‘¡No sabes de que coño hablas tú mojigata!’
‘Que niña eres todavía Isabella, cuando veas una polla frente a ti de seguro te asustas’, decía él cuando ella quería intentar conversar al menos de algo trivial… No, él ya no soportaba ni su presencia, mucho menos su esencia y eso la martirizaba casi todas las noches pensando en que demonios había hecho mal para que él de pronto la empezara a odiar tanto. Nada. Nada venía a su mente. Ella siempre estuvo para él, siempre intentó ser buena y cariñosa, siempre lo entendía y cuidaba, así que para ella esa pregunta jamás venía acompañada de una respuesta.
Él estaba siendo cada vez más cruel con ella… y ella, ella tenía miedo de comenzar a odiarlo. Jamás en sus ya catorce años de vida, once años de convivencia creyó que aquella amenaza pudiera ocurrir. Jamás cruzó siquiera por su mente el pensar en terminar odiando a su hermano por la crueldad de este hacia ella ¡Demonios! Si hasta se hubiera reído de aquel pensamiento.
Su niño. Aquel niño de ojos verde jade que brillaban de vida como los ojos de un gato en la oscuridad y que ahora lucía una mirada verde bosque, oscura como su ropa, oscura como él era ahora. Aquel niño que tarareaba y tomaba clases de piano con el sueño de crear una melodía de regalo para su mamá y que ahora se encerraba en su cuarto para escuchar rock pesado y música dark que retumbaba por toda la casa y que tapaba los gritos de sus padres para que bajara el volumen. Aquel que siempre estaba para ella y consolaba sus sueños y que ahora la quebraba con cada cruel palabra que salía de sus labios.
Sí. Isabella finalmente, se resignó. Lo había perdido.
A sus catorce y con la convivencia ya imposible, con la prueba de su lejanía frente a ella, con los gritos desesperados y furiosos pero sobre todo desilusionados de sus padres… ella, aun llorando, no por ella sino por él; se resignó a haberlo perdido y simplemente, le dijo adiós en su corazón.
Lentamente tras pensar en aquello y con todo el dolor del alma, ella se levantó de la escalera y se giró para subirla con paso cansino y derrotado. Ya no quería ver como su hermano bufaba y miraba hastiado a sus padres mientras ellos le gritaban y preguntaban en qué estaba pensando al mezclar esa droga con alcohol, que en qué estaba pensando cuando rompió botellas sobre la patrulla que había caído en la fiesta en la cual se estaba colocando… Nada, ella ya no quería saber más nada, ya no podía con ello. Así que allí estaba, subiendo el segundo escalón en silencio, tratando de pasar completamente desapercibida mientras el dolor en su corazón se iba asentando tras la decisión tomada cuando un grito detrás de ella hizo que su corazón se disparara de manera imposible.
― ¡Bella! ―gritó él de pronto sorprendiendo a todos. 


Respuesta a comentarios del capi anterior:

Ligia: Mi hermosa!! tú siempre ahí con mis locuras. Lo siento pero todos los capis serán cortitos =/ pero prometo que cada uno marcará un avance necesario ;)
Miranda:  Me alegro!! Mucho jejeje =)
Madave:   Apapachos para ti también!!! Jajajaj... Gracias, me alegro que te guste hasta ahora.
Paty:  mi hermosa!! Tú siempre al pie ^^ Será un camino lleno de espinas pero sin dudas o seré taaan mala muajaja ;)
Rocío:  El papel de Jacob todavía no tengo claro si será o no marcado. El desahogo de ed te lo dejo para leer porque no te quiero quemar la trama jejeje. Y si sufrirá, pues sí, pero todo es con un fin y esto es causa y efecto, la decepción debe ser elegida en prioridades  ;)
Marga:  Noo, bueno si jejeje pero intentaré ser breve. Serán vivencias muy especiales ^^
Nidia:  De nada y es mi completo placer ;) me alegro que te guste hasta ahora...
Nini:  Muchísimas gracias por todas tus palabras ;) Y concuerdo. En cualquier caso sería un amor con muchas barreras pero contra los sentimientos no hay quien se niegue =)
Anónimo: Gracias!! Y sí el transcribir las sensaciones es en lo que más me esfuerzo porque quiero que se llegue a sentir su conflicto interno y demás. Nos leemos!!
Iluvlil: Gracias y me alegro!! Aquí subo cada semana. Entre 5 y 7 días más o menos, en FF irá muuucho más lento ;)
Anónimo (Colombia):  Hola!! lo cierto es que aquí siempre irá bastante más avanzado. No lo igualaré con FF pero sí los subiré a ambos. Me alegro te guste.
Anónimo: Muchísimas gracias por tus halagos. Me alegro te guste =)
Mercedes: Lo tendré en cuenta, gracias. Ya por un tiempo no habrá saltos de tiempo ^^.
A TODOS GRACIAS POR LEER Y COMENTAR...
NOS LEEMOS PRONTO. BESOS Y CUÍDENSE. GUADA*
¿¿¿COMENTARIOS???

14 comentarios:

  1. cada capitulo engancha , Dios es un amor tragico, buenisimo el capitulo , valio la pena esperar, pero andate con cuidado si demoras la actualisacion voy a ir hablar con Aro Vulturi ah el si te va apurar.

    ResponderEliminar
  2. genial mi G, sorry que no te haya dejado comments en capis anteriores...es q los leia desde el cel y ahora q estoy pro web, me permite dejar comentarios.. me encnata tu mente perv lo sabes!!!... buena historia.. al igual q EITSM :) sigue asi nena.. aunque quiero saber q mas pasa por la cabeza de Ed, nso salio rebelde el chico

    ResponderEliminar
  3. rayos nena me tienes adicta a tus historias ,aunque me apena que Edward este tan perdido en el alcohol pobre ....Me fascina la forma en como expresas las situaciones de cada uno ,eres un genio,felicidades...Besitos y abrazos...

    ResponderEliminar
  4. uff si que valio la pena leer antes de irme a estudiar, y como dice miranda cada vez que leo un nuevo cap. quiero seguir lee y lee de lo emocionante que se pone... tengo una queja: casi me haces llorar desde ya por los sentimientos que tiene la pobre bellita, me da un dolor... amiga guadi escriba rapido que quiero saber que le va a decir jajajaja... mentira sabes que a mi no me gusta apurar a nadie, pero si me quedo de los nervios por saber que va a pasar... :)

    ResponderEliminar
  5. Y que le paso a este hombre que lo atormenta tanto como para comportarse asi...ahh hola soy nueva lectora no solo de esta historia sino de todos tus escritos, estoy leyendo otro tuyo que ya te comentare...regresando por que buscara a Bella ahora después de ignorarla tanto tiempo...saludos y suerte en todas tus actividades diarias...ciaoooo

    Cl

    ResponderEliminar
  6. omg no puedo creer hasta donde a llegado edward me imagino con tal de olvidarse de bella que dificil ha de ser estar enamorado de tu hermana pero espero que con esto haya tocado fondo y que recupere su relacion con bella no me gusta verlo por ese camino de perdicion por que no solo sufre él sino todos los que lo aman en espera del siguiente capi
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  7. me da tanta lástima Edward, porque toda su frustración, odio y dolor que expresa de esa manera tan violenta y cruel es el propio desprecio que siente por él mismo. Bella seguirá pagando los platos rotos de ese amor prohibido
    cariños. sandra

    ResponderEliminar
  8. Dios entre mas leo tu historia mas me enamoro,men encanta tu manera de plazmar los sentimientos que tienen cada uno,
    Dios pobre Bella la pasa verdaderamente mal vv' y todo por un amor prohibido, y todo por -en mi criterio- las deciciones que ha tomado Edward en alejarse de ella.
    Bueno soy nueva lectora:) jejeje muy buen trabajo
    Saludos desde El Salvador

    ResponderEliminar
  9. awwwwwwww me perdi cuando subiste en FF y me dije... como que aqui cambio algo jejeje y gusta como quedo ya entendi a la perfeccion lo qu eesta pasando ... AMO esta historia lo he dicho verdad??' si no lo digo aqui y ahra la amoooo es facinane... ya queiro saber que le dice Edward a Bella eres mañvada como dejas asi ejje espero con ansias el proximo capitulo.. te juro que me has hecho llorar pobrecitos no puden aceptar su amo MALDITAS LEYES MORALES DE MIERDA perdon por las malas palabras... pero es que es injusto el amor es amor no importa a quein si es verdadero...
    mil gracias por la historia BEJOS

    ResponderEliminar
  10. DIOS MIO ME DEJASTE INTRIGADA!!! POBRE EDWARD Y BELLA LOS DOS ESTAN SUFRIENDO DE MANERA DIFERENTE LO DEMUESTRAN PERO EL DOLOR ESTA AHI!!! Y AHORA QUE QUEDRA EDWARD SERA QUE LA VIO CON UN CHICO Y POR ESO ESTA QUEBRANDO SU REGLA DE NO HABLAR CON ELLA HUH!!! ME COMERE LAS UNAS HASTA QUE SUBAS CAPITULO NUEVO!!! :D

    ResponderEliminar
  11. Hay que linda :) gracias por contestar mis dudas!!! :D el capitulo esta genial :) pobresita Bella :/ que le abra pasado a Edward???!!! abra sentido la decisión de Bella??!!

    ATT: Rocío Gómez

    ResponderEliminar
  12. :o Oh mi Dios, muero, me dio tristeza por Bella, que pena que al no poder hablar las cosas hayan terminado así! un beso!!

    ResponderEliminar
  13. estoy dentro la historia y no puedo dejar de llorar, ne desgarra todo lo q sucede con Ed y con bells, me duele profundamente, todo lo q el se contiene porque no puede ser!, y si???

    ResponderEliminar

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube