14 de julio de 2013

Una deuda con el destino... Capítulo 7

DISCLAIMER: Los personajes pertenecen al maravilloso mundo de JK Rowling y la historia es de mi autoría.
RATED: MA
PAREJA: HARRY POTTER/JAMES EVANS Y DRACO MALFOY y un ligero y breve Harry/James y OMC (SEBASTIAN... que había olvidado nombrar)
ADVERTENCIAS: Algo de lenguaje adulto, SLASH -ES DECIR RELACIÓN HOMBRE/HOMBRE-, escenas de sexo explícito y MPREG... SI NO TE GUSTA ALGO DE ESTO NO LEAS.
.
.
—Diálogo—
recuerdos/Flashbacks
'pensamientos'
Pársel
.
.

..:: Capítulo 7 ::..

Decir que se hallaba, DEVASTADO, era un eufemismo tan ilógico como escupir para arriba y esperar que no regresara.

'¡NO! ¡No, no, no, no, no, no! Esto no podía estarle pasando. Esto... ¡JODER! Mierda...'

Tener que volver al mundo mágico era ya algo de por sí MALO en cualquier sentido o aspecto que se le pudiera ocurrir pero, ¿ESTO? ¿Tener que volver OBLIGADO y encima por ESTO? JODER ¿A qué tipo de deidad sádica había enojado con su nacimiento para que dictara su destino de tal manera? ¿Acaso era lo que algunos llamaban 'karma'? Porque si ese era el caso, Harry estaba seguro de que en su vida pasada tuvo que ser alguien mucho peor que Voldemort, Jack el destripador, Judas y mil políticos juntos.

'¡JODEEEEER!' -gritaba internamente como una mandrágora recién arrancada.

Sentía su cuerpo cada vez más y más helado y tirante... Era como si él ya no estuviera en él -por más raro que sonara-. Era escalofriante pensar en ello pero no podía hacer nada. Nada salvo pensar y pensar, pensar y recordar; recordar todo aquello que había acaecido hasta momentos antes.

JAMÁS, jamás pensó en esto. NUNCA. Nunca, jamás de los jamases se le hubiera ocurrido que, de todas las personas del mundo mágico que de seguro estaban tras él sería justamente esta quien le encontrara... y, como si eso fuera poco, más aún teniendo en cuenta con la 'petición' con la que vino.

Él estaba taaaan jodido.

De seguro el día en que nació fue el día más maldito desde que meteorito cayó y mató a todos los dinosaurios. Quien sabía, quizás hubiera uno camino a su cabeza justamente ahora... y de seguro sería mil veces mejor y preferible que tener que hacer frente a toda la odisea que le aguardaba.

.

—¿Cómo sabes que alguien estuvo aquí y que vendrá en breve?

—Porque los hechizos con los que está rodeada toda la cuadra conservan el resto de magia, que no es mía, y el hechizo avisor colocado tanto en la entrada del edificio como en nuestra puerta ha activado la alarma de que ya hemos ingresado a quien sea que lo haya colocado, Tian —explicó el moreno yendo rápidamente hacia el cuarto -más específicamente al fondo del ropero-, para sacar una caja que el rubio nunca había notado por su minúsculo tamaño.

Sebastian vio medio nervioso, medio intrigado, como su novio susurraba un 'engorgio', haciendo que la caja se ampliara y creciera hasta lo que de seguro sería su tamaño real ante sus propios ojos. La magia tan figurativa aún causaba ese efecto en él y no parecía que fuera algo que pasaría pronto.

Harry por su parte se apresuró a colocar dicha caja sobre la cama para abrirla de inmediato y comenzar a rebuscar hasta terminar metiendo los hombros en ella, para luego, tras unos cuantos tensos segundos, terminar relajándose al sacar en sus manos lo que parecía ser una entallada camiseta de... '¿cuerina?' -se preguntó el rubio.

—Las protecciones de la entrada solo dejaría pasar a personas que no vinieran a buscarme con malas intenciones como matarme, cruciarme u otros métodos de tortura —le aclaró—, pero, así y todo —suspiró—. No puedo confiarme. Y no puedo huir así como así tampoco teniendo en cuenta que ya sabe donde vivo. Esta es una malla hecha de piel de basilisco, una piel que repele una gran cantidad de hechizos y ataques... quiero que te la pongas, ahora —ordenó ya mirándolo con ojos duros. Aquellas brillantes gemas verdes que eran a veces demasiado expresivas y a veces completamente insondables .. y que ahora relucían tanto...

Sebastian solo asintió.

—Te diría que te fueras, es más, creo que estoy a punto de aparecerme en cualquier lado y solo dejarte allí, seguro. Lejos de mí... pero no puedo. Sé que si lo hiciera no me lo perdonarías. Sé que quieres estar aquí, junto a mí —bufó el moreno—. Aunque quizás esa sea la cosa más estúpida que has hecho o querido en tu vida. Aún así, gracias —susurró inclinando su cabeza hacia la mano que acariciaba ahora su mejilla.

Una vibración en su varita cortó todo momento letárgico.

—Toma —susurró entonces rápidamente tendiéndole la mano antes de pasar a explicarse—. Esto es lo que se llama un 'traslador'. Si esto en verdad se pone feo quiero que lo uses. Te llevará a un lugar seguro y te alcanzaré allí ¿de acuerdo? Se activará cuando digas...

Unos leves toques en la puerta los congeló.

'Bueno, al menos el tocar la puerta no es una mala señal ¿no?' -pensó sarcásticamente. Si era el ministerio entonces él...

—Mierda... Ok, ok. Tian, no hables, mantente cerca y por detrás de mí y, por lo que más quieras, intenta no pensar en nada de lo que hasta ahora me has visto hacer o te he dicho. Trata de no pensar en mí salvo de manera profesional o... no, ni siquiera eso, por favor, es muy importante —susurró el moreno sintiendo el corazón latirle de manera errática y demasiado acelerada para su propio bien.

Mientras él hablaba ambos habían terminado ya de ponerse mallas idénticas. Sebastian se puso de nuevo su camisa y pantalón sobre ella y Harry solo atinó a tirarse una sudadera con canguro y capucha de color azul vibrante. Su pelo era un desastre mayor que el habitual... y, en realidad, no era algo que importara, al menos no cuando entraba en ese estado de paranoia. Sí, paranoia, porque todo aquello que proviniera de aquel mundo le hacía inevitablemente entrar en ese tipo de estado. Y no era para menos '¡Joder!' -pensó bufando mientras se encaminaba con la varita preparada en su medio entumecida pero firme mano, hacia la puerta. Con toda la mierda que había tenido que pasar resultaba algo bastante comprensible; al menos para él lo era.

Respiró hondo. Afirmó la varita en su cada vez más tensa mano... y giró el picaporte mientras una interminable lista de posibilidades hacía girar su mente hasta casi dejarlo mareado.

—Buenas tardes señor Potter.

'Oh, santa puta mierda. Esto no es malo ¡Esto, esto es pésimo!' -pensó el moreno casi desesperadamente.

No pudo negar que la idea de cerrarle puerta en la cara se le pasó un par de veces por la cabeza en apenas dos segundos.

—¿Señor Potter?

'¡Oh, por Merlín!'

Aparentemente él debió de haberse quedado callado tiempo más que suficiente como para que 'ella' le apremiase con su nombre de nuevo.

Volvió a respirar hondo aunque sintiera a sus pulmones luchar contra tal acto. Se sentía ahogado, en más de un sentido.

'JODER'

—Señora Malfoy...

.

CHAN!... Sé que es más bien corto y, lo iba a seguir lo juro, pero decidí que esa última frase era la idónea para cortar y conseguir el suspenso adecuado xD

No me maten... el próximo capi vendrá muy pronto -ya casi lo tengo listo- ;D

Como siempre mil gracias a quienes han comentado... los reviews son la única recompensa para nosotros los autores y son más que bien apreciados (o sea que espero con ansias sus comentarios!)

Como siempre nos leemos PRONTO. Besitos y cuídense...

*Guada*

¿ ¿ ¿ REVIEWS ? ? ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube